No importa qué tan ambiciosas sean las metas de una empresa: si hay una planeación cuidadosa detrás de estas, será mucho más fácil alcanzarlas.  Aquí encontrarás algunas recomendaciones para definirlas a corto, mediano y largo plazo.

 

Ten en cuenta los datos históricos

Revisa el comportamiento que han tenido los ingresos, los costos, los gastos y las utilidades para poder proyectarte al futuro.

Cuando revisas la dinámica que tuvo tu negocio en el pasado y la comparas con la del sector, la de los competidores y hasta con la del país, puedes evidenciar cómo apalancarte o protegerte ante un entorno cambiante. En este sentido, es importante que consideres las tendencias.

Traza tus metas financieras de manera interdisciplinaria

Las metas financieras de tu empresa, así como las personales, son el resultado de una estrategia que te permite lograrlas. Es decir, no es posible trazarse una meta de crecimiento del 20% en ingresos sin tener una estrategia comercial y de mercadeo para hacerla realidad. Por eso, no importa qué tan ambiciosas sean, pues si tienes un plan estratégico que involucre a todos los frentes de la empresa, se pueden cumplir.

Considera diferentes panoramas

En situaciones como las que vivimos hoy, por la presencia del coronavirus, validamos que tener todo bajo control no es posible. Por esta razón, te recomendamos ‘mapear’ tres escenarios para anticiparte a los diferentes resultados que puedes obtener en tus indicadores y metas propuestas: uno en el que superes las expectativas de forma positiva. Otro moderado, que puede ser el más probable. Y, uno más en el que estés muy alejado de los objetivos.

Haz seguimientos mensuales

No esperes al cierre del trimestre para evaluar el cumplimiento de las metas trazadas. Para monitorear cómo está la ejecución de cada una de estas, establece indicadores de seguimientos individuales y consolidados.

Esto te ayuda a tomar decisiones oportunas para ejecutar acciones encaminadas a cerrar las brechas que identifiques.

En situaciones adversas, revisa semanalmente

En condiciones críticas, haz seguimiento de tu situación financiera cada semana. Además, busca la manera de que tu empresa se adapte para que no tengas impactos significativos en la generación de ingresos y el recaudo de estos.

Haz frente a la adversidad

Recuerda que la liquidez de tu empresa es determinante. Estas claves te ayudarán a lograrla:

  • Si como compañía no están alcanzando lo propuesto, identifica dónde están las brechas. La trazabilidad debe ser la premisa para llegar al punto real que ocasiona la variación.
  • Para comunicar a todo el equipo las metas financieras de la empresa, se muy claro, concreto y detallado en lo que quieres, apóyate en objetivos SMART (específicos, medibles, alcanzables, relevantes y temporales) y evidencia en todas las áreas cómo su aporte es significativo para lograr la estrategia.

 Metas ambiciosas: sí se puede

Inicia garantizando los mínimos que requiere la empresa para operar, estima el punto de equilibrio y realiza un adecuado seguimiento. Con este panorama podrás pensar en planes a futuro y realizar acciones internas, como eficiencias; o considerar inversiones en proyectos que impacten los indicadores financieros y te acerquen a la meta.

Permítenos asesorarte.

Agenda tu cita aquí en Bogotá o en Medellín

 

Fuentes:

  • Diego Andrés Castro, especialista en gestión financiera, Empresas SURA Colombia.
  • Sebastián Alexander Suárez, especialista en gestión financiera, Empresas SURA Colombia.

 

Fecha de publicación: octubre 16 de 2020. 

Puede que los contenidos más ​​antiguos del Blog Seguros SURA no estén actualizados, así que por favor mira la fecha de publicación. Gracias por tu comprensión.​​​​​​​