La nueva realidad ha acelerado los procesos de transformación en la cultura digital de las empresas y las ha llevado a centrarse en las personas, tanto clientes como colaboradores, convirtiendo la cultura organizacional digital en la palanca del cambio.

Si te preguntan qué necesitas para que tu empresa se pueda transformar digitalmente, qué dirías: ¿tener más presupuesto para comprar equipos?, ¿hacer nuevos desarrollos?, ¿diseñar canales innovadores para acercarte a tus clientes y mejorar tu presencia en el mercado? La respuesta es: todas las anteriores, y adiciona una más: tu talento humano.

La realidad que estamos viviendo por la pandemia nos lo ha demostrado: las empresas que estaban en camino de su transformación digital han tenido que acelerar sus procesos para ser competitivos en el mercado. Y los que no habían empezado tuvieron que tomar esa ruta a toda velocidad o arriesgarse a desaparecer.

En ese escenario sus equipos de trabajo han sido los protagonistas de esta transformación y se han valido de una buena herramienta: la cultura organizacional; promoviendo nuevos modelos de trabajo ágiles y flexibles.

¿Sabes qué son?

La cultura organizacional es el conjunto de creencias, hábitos, valores, actitudes y tradiciones de los miembros de una empresa. Una organización con valores y normas claras promueve conductas positivas que se traducen en una mayor productividad y en una adecuada proyección de la organización fuera de ella.

Por otro lado, la transformación digital se puede definir como la integración de las nuevas tecnologías en todas las áreas de una empresa para cambiar su forma de funcionar. El objetivo es optimizar los procesos, mejorar su competitividad y ofrecer un nuevo valor añadido a sus clientes. Implica un cambio en la mentalidad de los directivos y los empleados de las organizaciones. Es una apuesta de futuro hacia nuevos métodos de trabajo que aprovechen todo el potencial de la digitalización.

¿Cómo articulo la transformación digital con la cultura de mi empresa?

Toda transformación digital implica un cambio: en los modelos de negocio, en la tecnología, en las estrategias de mercadeo, en el talento humano.

Para lograrlo, el mejor facilitador es la cultura organizacional y más específicamente la digital, pues es la fuerza que impulsa un proyecto más allá de la adquisición de productos o servicios tecnológicos.

La cultura digital es la encargada de definir las formas y características de cómo se van a llevar a cabo las actividades en tu empresa y provee un acuerdo tácito entre los miembros de un equipo.

Para crearla y fortalecerla debes hacerte cargo de:

  • Explicarles a tus colaboradores por qué se está dando la transformación y cuáles son sus propósitos.
  • Contarles cuáles son los cambios que se implementarán, ya sea de plataformas, nuevos procesos, modelos de trabajo o de negocio.
  • Dejarles muy claro qué se espera de ellos para posibilitar el cambio.
  • Entregarles las herramientas y formarlos para que adquieran competencias y capacidades para desempeñar los roles que tu compañía necesita para hacer viable la transformación.
  • Generarles mayor empatía y fortalecer la comunicación para que los equipos estén más alineados y conectados.
  • Darles la tranquilidad de que el cambio va a generarles bienestar, mejorará la relación con los clientes y aumentará la competitividad en la empresa.
  • Explicarles a tus colaboradores por qué se está dando la transformación y cuáles son sus propósitos. Para esto es importante contar con líderes digitales preparados.

Fuentes:

Laura Ximena Millán B., especialista en talento humano, Empresas SURA Colombia.

Óscar Alejandro Carreño G., especialista en Tecnología, Empresas SURA Colombia.