Tal vez uno de los momentos más esperados después de un día agitado en el trabajo es cuando estamos a punto de ir a la cama para tomar un descanso. Y es normal: recuperar energía, olvidarnos del mundo y permitir que nuestro cuerpo y nuestra mente se recuperen. Por estos días de contingencia es posible que nuestras rutinas estén trastocadas y esto puede generarnos trastornos de sueño o dificultad al intentar conciliarlo.

Para resolver algunas dudas y recibir algunos consejos relacionados con el sueño, consultamos a Cristian Sánchez, especialista en medicina del sueño para el Hospital Juaneda Miramar, en España. Para el Doctor Sánchez es importante que todos sepamos que nuestro cuerpo funciona con un reloj interno que se encuentra en el cerebro y que depende de factores ambientales externos como la luz y la temperatura para dormir.

A continuación, te recomendamos algunos rituales para hacer antes de ir a la cama y así lograr un verdadero descanso.

1. Prepárate para dormir. Al finalizar la última actividad del día debes concentrarte en preparar tu cuerpo y tu espacio para dormir. Si tienes que madrugar deja tu ropa, tu maleta o tu lugar de trabajo listo, eso te generará una sensación de orden y tranquilidad, además de adelantar actividad para el día siguiente.

2. No dejes cosas pendientes. Haz un listado de las tareas que tengas pendientes por realizar, de esta manera evitarás que tu mente piense en ellas por miedo a olvidarlas.

3. Dormir a la moda. Es muy importante usar pijama o ropa cómoda, ligera, que no te talle y que te permita moverte libremente sin ninguna tensión.

4. ¿Ya te lavaste la cara? Acostúmbrate a lavar tu rostro para eliminar impurezas, maquillaje o grasa acumulada durante el día, ya que el agua, además de limpiar, también relaja los músculos de tu cara.

5. ¿Qué tal una ducha rápida? Un baño nocturno permitirá que tu cuerpo libere tensiones. Aprovecha los minutos en la ducha para respirar profundo, dejando atrás las preocupaciones del día.

6. Lava tus dientes sin falta. No importa qué tan duro haya sido tu día, antes de dormir lávate los dientes, así cuidas tu salud y vas a la cama con sensación de frescura y limpieza que aumentará tu descanso.

7. Una bebida. Toma algo caliente como té de manzanilla o un poco de leche. Recuerda que si vas a comer en la noche lo ideal es hacerlo en cantidades pequeñas y con alimentos livianos.

8. Evita lugares con iluminación. No olvides cerrar las ventanas de tu habitación. Durante la noche, nuestro cuerpo produce melatonina, conocida como la hormona del sueño, y para que haga su efecto y mejores tu descanso es importante un ambiente con poca luz del exterior.

9. La limpieza es clave. Lava constantemente sábanas y cobijas, y elige muy bien una almohada que se acomode a tus gustos y posición de dormir.

10. Deja el celular afuera de tu habitación. Tener cerca dispositivos móviles generará la tentación de navegar un rato más. A la hora de dormir evita su uso, así pones límite a tu tiempo de conexión y respetas el momento del día para descansar.

11. No más televisión por hoy. Durante la cuarentena o el aislamiento social hay tiempo para todo. Ponle un límite a esa serie o película que estabas viendo, así cuando llegue la hora de dormir podrás apagar la tv y concentrarte solo en lo importante: tu descanso.

12. Repite: “Es hora de dormir”. Por último, sé consciente a la hora de conciliar el sueño: acuéstate, cierra los ojos, relájate, siente tu cuerpo, respira de manera controlada y piensa en algo positivo que te genere alegría.

Aunque los rituales están asociados con un sentido mágico y esotérico, nuestra rutina diaria está marcada por esas pequeñas ceremonias que hacemos consciente o inconscientemente. Dormir no significa solo cerrar los ojos y acostar tu cuerpo en algún lugar, es un proceso al que debes prestarle toda la atención, más en tiempos de cambio como el que estamos viviendo.

Un sueño efectivo y renovador se verá reflejado en tu rendimiento, estado de ánimo y energía con la que te levantes al día siguiente. Sabemos que por estos días hay muchos temas para pensar, ¿qué tal si piensas en ellos mañana?

Dulces sueños.

0
3 min de lectura


Compartir entrada