Desde tres horas hasta tres días puede permanecer activo el nuevo coronavirus en distintas superficies, según un estudio publicado por el New England Journal of Medicine.

La aparición y propagación del COVID-19 en más de 170 países del mundo se ha convertido en un desafío para la comunidad científica, desde la atención de los afectados hasta la investigación del comportamiento de esta nueva cepa de coronavirus.

Cada vez se conocen más detalles sobre este agente infeccioso, y uno de ellos es el tiempo aproximado que puede sobrevivir dependiendo de la superficie donde se encuentre. El New England Journal of Medicine publicó recientemente un estudio realizado por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades del mismo país, la Universidad de California en Los Ángeles y la Universidad de Princeton.

Por medio de pruebas en distintas superficies, esta investigación midió la resistencia del virus y el tiempo en que conservaba su capacidad infecciosa. Así, se identificó que un porcentaje reducido de este sobrevive hasta tres horas en las secreciones expulsadas en la tos y los estornudos que, como ya se sabe, son el principal vehículo de transmisión del coronavirus.

En el caso de materiales como el acero inoxidable y el plástico, los científicos concluyeron que el virus pudo mantenerse activo hasta por tres días; en una superficie de cartón, por un día; y en una de cobre se conservó por cuatro horas. Falta determinar cuánto tiempo sobrevive el virus en la ropa y cómo inciden sobre él las variables de temperatura y humedad.

Según los autores de la investigación, citados por la BBC, las altas cargas virales del COVID-19 y el hecho de que sus portadores puedan transmitirlo sin presentar síntomas de la enfermedad, han facilitado que se propague con rapidez, superando a su antecesor, el SARS-CoV-1.

Con las primeras conclusiones arrojadas por este estudio, las medidas de prevención recomendadas por las autoridades sanitarias cobran aún más relevancia para frenar la expansión del nuevo coronavirus. Estas son: el distanciamiento social y el aislamiento voluntario, especialmente si se tienen síntomas respiratorios; el lavado de manos con agua y jabón entre 8 y 10 veces al día; y la higiene respiratoria que consiste en tapar boca y nariz al toser o estornudar.

De esta manera, el autocuidado se convierte en la mejor alternativa contra una pandemia que ha desafiado la salud pública en los cinco continentes.

0
2 min de lectura


Compartir entrada