Garantizar la liquidez, retener el talento humano e identificar las nuevas oportunidades del mercado son formas de sobrellevar los momentos de coyuntura económica.

Varios empresarios de la región han anotado que, cuando el panorama se torna convulso y las soluciones ante una crisis no están en las manos de sus organizaciones, lo mejor que pueden hacer es reconocer la vicisitud y, más que llevar la mirada hacia la rentabilidad o las utilidades, unir esfuerzos para sostenerse en el tiempo.

Teniendo esto en cuenta, compartimos contigo cinco ejes fundamentales que consolidan una gestión acertada de los horizontes inciertos:

1. Garantizar el flujo de caja y la liquidez de la compañía

Aunque no hay una forma certera de anticiparse al futuro, es recomendable asegurar la sobrevivencia de la empresa revisando todos los escenarios posibles, incluyendo los menos optimistas. ¿Cómo mantenerse a flote en un panorama en el que no habrá ventas o recaudos de cartera, pero se tendrán que seguir haciendo los pagos a los que está sujeta la organización?

Para acortar los gastos al mínimo, la claridad organizacional sobre cuáles pagos son prioritarios es esencial. Jorge Soto, CEO y cofundador de Alegra, herramienta digital de contabilidad y facturación con presencia en varios países de América, explica que “la conversación es clave para identificar los proveedores estratégicos y las condiciones en las que la empresa necesita mantener a su equipo de trabajo”.

Para solventar estos gastos durante las adversidades, recomienda acudir al sistema financiero, tomar los cupos de crédito disponibles y hacer uso de ellos en dichos pagos críticos.

2. Pensar en el equipo de trabajo

El alma de las empresas, sus ideas y sus pasos se dan gracias al equipo que hay detrás de cada una de ellas. Por eso, antes de implementar cualquier decisión, es aconsejable tener en cuenta sus repercusiones en los colaboradores de la compañía y en la necesidad de retener su talento. Algunas organizaciones optan por continuar con su nómina regular durante las crisis, mientras que otras dan la opción de tomar o adelantar vacaciones, o hacer reducciones temporales en los salarios.

3. Formar un grupo de choque

Jorge Andrés Mesa, líder de la firma de consultoría colombiana Mesa Familiar, anotó recientemente en una entrevista de un diario de su país que en tiempos de incertidumbre “hay que reafirmar lazos de liderazgo y se necesita crear espacios de comunicación fluida de las áreas”. En esto coincide Jorge Soto quien, de hecho, recomienda formar un grupo de profesionales que representen los departamentos de la compañía para, constante y articuladamente, evaluar los posibles escenarios, revisar los planes y pensar en las medidas más efectivas.

4. Identificar las oportunidades

Si hay un momento que obligue a la innovación es el del cambio. Por consiguiente, aunque no parezca una tarea trascendental, evaluar los procesos, productos o servicios de la empresa con una mirada flexible a re-orientarlos abre la puerta a nuevas oportunidades de negocio, artículos o nichos.

5. Explorar nuevos canales

Redes sociales, página web, e-commerce, teletrabajo, domicilios, pauta digital, SEO… ¿Por qué no aprovechar las crisis para encontrar plataformas que pueden fortalecer la cobertura, el alcance y el posicionamiento de la empresa? Aunque pueda resultar complejo al principio, expandirse a los canales no tradicionales tanto a la hora de distribuir los productos o servicios de la organización, como a la hora de poner en marcha los procesos internos, puede ayudarle a sostenerse y, eventualmente cuando la coyuntura pase, a crecer.

Sabemos que cada compañía es un universo de interrelaciones, riesgos y decisiones. Estos cinco consejos generales están pensados para que, independientemente del sector y los hábitos organizaciones de cada una, sobrellevar la crisis e identificar las oportunidades que de ella devengan sea un camino posible.

+2
3 min de lectura


Compartir entrada