img-seguros-sura-movilidad-observatorio-articulo-vehiculos-por-suscripcion-blog-sura
25 septiembre 2020 Blog Muévete

Vehículos por suscripción: la oportunidad de poder disfrutarlos sin tener que comprarlos

La noción de propiedad ha cambiado en la actualidad: comprar un vehículo, por ejemplo, ya no es un sinónimo de estatus. Por el contrario, ahora las personas privilegian la experiencia y el acceso a servicios que les permitan suplir sus necesidades sin todas las responsabilidades que implica ser dueño de un activo.

Un estudio reciente de la consultora KPMG arrojó que el 80 % de los millennials prefieren invertir en experiencias que en bienes materiales, lo que implica que modelos como el pago de suscripciones para acceder a diferentes servicios empieza a ganar terreno. Tal es el caso del entretenimiento, en donde plataformas como Netflix, que para enero de 2020 alcanzó los 165 millones de usuarios en el mundo, son un ejemplo de éxito de esta tendencia.

En ese sentido, la industria automotriz tampoco es ajena a lo que implica esta nueva predilección de los usuarios, por lo que organizaciones del sector han lanzado el modelo de vehículos por suscripción, mediante el cual una persona paga un valor fijo mensual a cambio de disponer de un automóvil nuevo durante cierto periodo de tiempo. En el contrato suscrito por ambas partes se pactan condiciones importantes como los mantenimientos, el seguro del vehículo, entre otros aspectos que se incluirán en las cuotas fijas. Así, los vehículos por suscripción también le aportan la sensación de libertad al usuario, porque le permite usar el vehículo como si fuera propio y una vez terminado el contrato puede optar por conseguir otro con facilidad.

De igual forma, la acogida de este modelo también es una respuesta a la caída que, en los últimos años, ha sufrido el mercado de autos particulares: según Fitch Ratings, el declive en las ventas de vehículos personales supuso una reducción del 0,2 % del PIB a nivel mundial. Por esto, no es extraño que cada vez más organizaciones del sector automotor sumen este nuevo servicio en sus portafolios, como una forma de reinventarse para asumir la crisis.

Ese es el caso de Volvo, que desde finales del 2018 incentiva esta nueva forma de acceder a los vehículos con su programa Care by Volvo, en el que el usuario paga el monto mensual pactado y recibe el vehículo en su casa, además de poder disfrutar de servicios como mantenimiento, asistencia en carretera las 24 horas del día, seguros y protección total de auto, entre otros. Pero esta tendencia no solo impone nuevos retos al sector automotriz sino también al asegurador, que ahora debe pensar en servicios para usuarios de vehículos que ya no piensan en la compra como primera opción y que utilizan las plataformas digitales para acceder a productos como asistencia mecánica virtual.

Según la consultora Deloitte, las aseguradoras están encontrando en el canal digital “un medio para agilizar sus tareas, ser más eficientes y rentables” en un mundo donde los nuevos usuarios de vehículos prefieren la rapidez y la comodidad a la hora de usarlos.

Aida Auken, ex ministra del medio ambiente en Dinamarca, ya anunciaba que, para el 2030 “veremos muchos más productos convertirse en servicios”. Así, es claro que las nuevas tendencias frente a la propiedad redefinen la manera en cómo las personas habitan el mundo, empezando por la movilidad. De esta forma, industrias como la automotriz empiezan a adaptarse a estos cambios y a ver en ellos la posibilidad de seguir conectándose con el propósito de sus nuevos clientes.