La movilidad comunica y nos permite ir a donde queramos llegar; nos proporciona opciones económicas, profesionales y reduce las distancias, cada vez, de manera más segura y ecológica. Sin embargo, aunque la tecnología avanza para ofrecernos experiencias más agradables, no estamos exentos de estar involucrados en situaciones que se traducen en obligaciones económicas con las que no contábamos.

SeguroObligatorio BeneficiosSeguroVoluntario PolizaDeSeguros

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) “Alrededor de 1,35 millones de personas mueren cada año como consecuencia de accidentes de tránsito y la mitad de esta cifra corresponde a usuarios vulnerables de la vía pública, es decir, peatones, ciclistas y motociclistas”. Transitar la vía representa una responsabilidad y un riesgo económico si no contamos con un seguro ideal que nos asegure de vivir una movilidad más consciente y responsable.

Todas las personas que poseen vehículo o son conductores de un medio de transporte motorizado, saben que debemos tener un Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito; sin embargo muchas personas desconocen que existen otras opciones con mayores beneficios asistenciales y económicos, especialmente cuando de pérdidas materiales se trata.

La diferencias entre tener un Seguro Obligatorio y un Seguro Voluntario de Transporte es que el primero responde especialmente por las lesiones de las personas involucradas en un accidente, en cambio el segundo cubre además, los daños que sufre nuestro vehículo o los bienes materiales que se ven involucrados en el suceso. Afirma la OMS:

“Las lesiones causadas por el tránsito ocasionan pérdidas económicas considerables para las personas, sus familias y los países en su conjunto. Esas pérdidas son consecuencia de los costos del tratamiento y de la pérdida de productividad de las personas que mueren o quedan discapacitadas por sus lesiones y del tiempo de trabajo o estudio que los familiares de los lesionados deben distraer para atenderlos”.

  1. Con el seguro obligatorio podemos cubrir solo un porcentaje de los gastos asociados con accidentes relacionados a la salud o integridad física de los afectados; pero no las obligaciones asociadas al vehículo o bienes materiales, tales como:
  2. Transporte ambulatorio.
  3. Gastos médicos.
  4. Incapacidad permanente.
  5. Muerte y gastos funerarios.

Por otra parte, cuando adquirimos una póliza de seguro, de manera voluntaria, estamos invirtiendo en muchos más beneficios que éstos y las ventajas son mucho más significativas. Algunos de los elementos que cubre nuestro seguro voluntario son, como muestra de ello, los siguientes:

  1. Daños que le ocasionamos al otro con nuestro vehículo (Responsabilidad Civil). Van desde daños materiales (como daños a otro vehículo, a un bien público o privado, etc) hasta lesiones causadas a las personas o incluso la muerte. En el caso de daños se debe indemnizar por el valor del bien afectado, bien sea su reparación o reposición total, según corresponda. En el caso de lesiones a personas, se indemnizan los gastos incurridos en la recuperación de la lesión, así como otros gastos que reconozcan afectaciones psicológicas. En el caso de muerte, se indemniza a los beneficiarios por la pérdida de su ser querido.
  2. Hurto del vehículo. De algunas de sus partes o el robo total.
  3. Gastos para compensar nuestra movilidad mientras mi vehículo está inmovilizado por siniestro. Es decir, si me robaron mi vehículo o lo tengo en el taller por un evento cubierto por la póliza, estos gastos buscan cubrir la necesidad de poderse mover en otros medios. En los últimos años se ha complementado con el Vehículo de Reemplazo, que aunque debería ser una o la otra (es decir, la plata para pagar gastos de transporte o el vehículo para moverse mientras tanto) el mercado puso como práctica otorgar en simultánea ambas coberturas, por tanto hay una especie de lucro cuando se pagan ambas.
  4. Coberturas de asistencia. Algunas están enfocadas al vehículo, por ejemplo la grúa que es un servicio que se presta tanto en caso de choque como en caso de varada (sin que haya un siniestro). Otras coberturas son para las personas, por ejemplo gastos de hospedaje si se descompone, choca o le roban en el transcurso de un viaje, gastos de traslado de cadáveres en accidentes durante un viaje, entre otras. Así mismo han ido surgiendo otras coberturas que no están asociadas a un evento adverso, como el conductor elegido.
  5. Responsabilidad Civil asociada a la persona y no al vehículo. Es decir que cubre cuando el asegurado causa daños de cualquier forma en la que se mueva.

Tener conocimiento de todo aquello que nos protege para movilizarnos libremente hacia nuestro destino son ventajas que nos permiten desarrollar las actividades de nuestra vida sin preocupaciones, para ello Seguros SURA nos acompaña, cubre y asesora para continuar disfrutando experiencias de movilidad mucho más agradables al proteger y cuidar nuestro patrimonio, nuestras mascotas, la vida propia y de quienes se encuentran con nosotros o en la vía.

0
3 min de lectura


Compartir entrada