Seguros SURA - Movilidad - Imagen principal - hablamos - carpooling
19 noviembre 2020 Blog Muévete

¿De qué hablamos cuando hablamos de carpooling?

¿Alguna vez dijiste “voy para esta ruta, a quién le sirve”? ¿Otra vez llamaste a algún amigo para que te recogiera ya que compartían el mismo camino? Pues esto, sin darte cuenta es muy parecido al carsharing y al carpooling. Te explicamos de qué se trata.

 

En cientos de países del mundo lo hacen. Jóvenes y adultos, unos más que otros, están echando mano de esta tendencia para ahorrar, contribuir al cuidado del medio ambiente y disminuir el nivel de los trancones. En resumen, cada vez más el carpooling se convierte en uno de los mejores aliados del bienestar a la hora de desplazarse. 

Estamos hablando de una tendencia internacional que se lleva a cabo a través de plataformas digitales y que tanto conductores como pasajeros acceden a ella para buscar viajes disponibles o autos con asientos libres.

Se trata, en resumen, de un grupo de personas, unas con autos vacíos y otras necesitando viajes, que comparten un objetivo común: optimizar el uso del auto al maximizar la cantidad de asientos utilizados.

 

Una historia con muchos años: 

Esta tendencia surgió en Estados Unidos hacia el año 1970 justo como respuesta a la crisis del petróleo. Luego, pasaron los años y pese a que la crisis estaba superada, esta se  popularizó y poco a poco se convirtió en un hábito que iba más allá del ahorro, y que velaba por la generación de bienestar durante los trayectos. 

Pero la popularización de la que hablamos no fue inmediata. Pese a su nacimiento en la década de los setenta, fue precisamente con la llegada de Internet que apareció la explosión de este servicio.

Hoy es uno de los hábitos más comunes en varias partes del mundo. Según el informe anual realizado por Cetelem, el carpooling sigue aumentando su número de usuarios. El segmento de edad que más afirma emplear este servicio son los jóvenes de entre 18 y 24 años.

Teniendo claro lo anterior, es importante que te enteres que no existe una sola forma de hacer carpooling. Te lo contamos: 

  • El método tradicional: este se da entre el grupo de contactos cercanos; hablamos de  amigos, familiares o compañeros de trabajo que estén dispuesto a llevarte. Con este método, los pasajeros y el conductor administran y comparten los gastos.
  • El método tecnológico: este se da a través del uso de alguna plataforma digital o app donde conductores desconocidos publican los trayectos que van a realizar y están dispuestos a llevar más pasajeros.

Reducción de costos, menos estrés y cansancio en la vía, contribución al cuidado del medio ambiente: el carpooling tiene todo para seguir posicionándose como una alternativa viable de movilidad en las ciudades. ¿Te animas a probarlo?