img-la-importancia-del-smartphone-en-nuestra-cotidianidad-blog-sura
25 septiembre 2020 Blog Habita

La importancia del smartphone en nuestra cotidianidad

Entender el mundo hoy sin la presencia de los teléfonos móviles sería imposible; es quizás el primer objeto que empacamos al momento de salir de nuestras casas porque hace parte indispensable de nuestro día a día. El smartphone nos cambió la vida por completo. 

En 1973 Motorola presentó el prototipo del que sería el primer teléfono portátil del mundo, pero sólo hasta 1983, diez años después, logró ponerlo en circulación con un valor de 4 mil dólares (el equivalente a unos 10.500 dólares hoy). El Dynatac 8000X, como se llamó a ese primer teléfono, aparte de recibir y realizar llamadas, tenía como gran novedad la capacidad de almacenar hasta 30 números telefónicos en su agenda y una hora de duración de carga de la batería. 

Desde entonces la telefonía celular avanzó rápidamente y muchísimos modelos de distintas compañías han circulado por las manos de millones de personas en el planeta. El informe The Mobile Economy 2019 señala que a finales de 2018, los usuarios únicos de telefonía móvil era de 5,1 mil millones de personas en todo el mundo, lo que representa el 67% de la población mundial; aunque el número de tarjetas SIM usadas por personas se elevó a 7.800 millones, el 103% de los habitantes del planeta.

Estas cifras revelan la revolución en temas de comunicaciones que se inició desde la presentación de aquel primer teléfono móvil. Pero es hasta el año 2007 que el ecosistema de los teléfonos portátiles, y el mundo como tal, cambió para siempre con la presentación del Iphone por parte de Apple. 

El primer smartphone tenía, como gran novedad, pantalla táctil, una sola tecla y cámara frontal de 2 megapíxeles. Desde Apple lo llamaron la reinvención del teléfono y tenían muchísima razón. Hasta ese momento el mercado competía por crear teléfonos cada vez más pequeños que cumplieran su función primordial, la llamada de voz. Pero el Iphone dinamitó un mercado que parecía estancado. 

“El smartphone nos ha cambiado la vida al añadir todas las posibilidades que supone llevar de manera permanente un ordenador potente en el bolsillo. Ha alterado drásticamente la idea de «teléfono móvil» dedicado supuestamente como primer fin a la comunicación, y la ha convertido en la de «ventana permanentemente abierta para acceder a cualquier información del mundo», con todo lo que ello conlleva” afirma el español Enrique Dans, profesor de Innovación y Tecnología en IE Business School

En la actualidad pensarnos sin la presencia de estos teléfono resulta imposible, ellos condicionan nuestro día a día, porque a través de ellos nos comunicamos, agendamos citas, recordamos la toma de medicamentos o, simplemente, nos sirve como centros de entretenimiento, entre otras cosas. 

Las aplicaciones, el gran motor del cambio

Pero la gran revolución llegó un año después de presentarse el primer smartphone; en 2008 se realizó el lanzamiento de App Store de Apple, se publicó el primer SDK para Android y se inauguró el Android Market, lo que conoceríamos después como Google Play. Las apps fueron la inyección definitiva para transformar la forma en la que nos comunicamos. 

“La lista de aplicaciones que han explotado gracias al smartphone es inmensa, y está en permanente expansión gracias a la idea de «there’s an app for that». Ver el smartphone simplemente como dispositivo supone una visión incompleta, porque obvia su valor como plataforma y la posibilidad de utilizar sus sensores y componentes como elementos en una aplicación de cualquier cosa. Las tiendas de apps se han convertido en uno de los ecosistemas más vibrantes de los últimos tiempos, y han dado lugar a tal cantidad de usos, que hoy ya no nos extrañan usos que hace muy poco tiempo nos habrían resultado completamente extravagantes”, dice el profesor Dans. 

Ya en 2010 las grandes compañías dedicadas al servicio de telefonía celular masificaron el uso de los teléfonos inteligentes y se convirtió en un aparato imprescindible en nuestra cotidianidad. 

Un smartphone es nuestra libreta de apuntes, agenda, calendario, despertador, calculadora, radio y almacén de datos y archivos; es nuestra oficina personal.

Pero va más allá. No basta con guardar la fotografía, ahora es posible editarla de manera profesional, igual pasa con los vídeos, con los audios, etc; es nuestro entrenador personal, el control remoto inteligente para los electrodomésticos de nuestro hogar y el centro de monitoreo del sistema de seguridad de nuestra empresa o vivienda. ¡Es todo lo que imaginemos! 

“Las personas que siguen utilizando principalmente el smartphone como teléfono puesto en su oreja en lugar de como ordenador puesto en su mano simplemente no han entendido nada. El smartphone se ha convertido en la primera plataforma a la hora de acceder a información, y eso trasciende los límites de la comunicación”, concluye el profesor Enrique Dans. 

Fuentes bibliográficas: