El hogar se está convirtiendo en un espacio versátil que no nos obliga a salir de él para ir a trabajar. Todo esto gracias a la tecnología y sus múltiples posibilidades. ¿Cómo aprovechar este nuevo espacio productivo y cuáles son las herramientas más conocidas? Te lo contamos.

 

Ya venía siendo tendencia el hecho de no tener que salir de casa para trabajar. Un par de días a la semana se habían convertido en la opción ideal para laborar desde el hogar y así evitar largos desplazamientos, trancones y las incomodidades propias de tener que ir de un lugar a otro en la ciudad. 

El teletrabajo ha cobrado más fuerza durante la última década y fue, precisamente, en este 2020 cuando tomó una relevancia inesperada. ¿Cómo adecuar los espacios para poder trabajar desde casa sin mayores percances? ¿Qué elementos tener a la mano para que la virtualidad no afecte la calidad de las tareas diarias? A continuación, reunimos un listado de aplicaciones que no debes perder de vista: 

Wakelet: esta herramienta es el inicio para compartir conocimientos con el grupo de personas que deseemos.

Es una aplicación tan fácil de usar que sólo en cinco minutos, o menos, podrás tener montado todo un espacio para colaboración con base en el conocimiento. Con esta herramienta encontrarás la facilidad de disponer de colecciones públicas y privadas, además de crear contenidos colaborativos, donde todo el equipo pueda subir actividades y material directamente.

Trello: esta herramienta permite a grupos de usuarios esquematizar y organizar todas las tareas pendientes.

Con el uso de tableros virtuales, organizados en columnas “por hacer”, “haciendo” y “hecho”(por mencionar un ejemplo), Trello hace que las personas involucradas establezcan prioridades, tiempos, y compartan notas, avisos y ediciones en tiempo real.

Slack: esta es una herramienta de comunicación eficaz y tradicional. Esta plataforma puede reemplazar al correo y la mensajería instantánea, y permite mantener conversaciones constantes con todo el equipo.

Te da la posibilidad de tener chats organizados. Además, puedes crear grupos abiertos y privados en los cuales compartir mensajes, archivos e incluso dividir la pantalla para que otros puedan visualizarla. 

Herramientas para trabajar en equipo: construir en un mismo documento, revisar un archivo mientras se está elaborando o dejar comentarios sobre algo que está en proceso, se volvió una misión constante. Por eso te recomendamos no una, sino varias herramientas de colaboración:  Google Drive, Microsoft Teams y Confluence.

Zoom, para vernos mejor: las reuniones frente a frente (incluso en video) ayudan a tener una conversación que permita mejores interpretaciones al poder ver, analizar y escuchar a las personas. Con Zoom puedes establecer otro tipo de contacto y seguir interactuando con tu equipo de trabajo.

Cinco herramientas para compartir conocimiento, ordenar la agenda, mantener las relaciones con el equipo, construir colaborativamente o, simplemente, conversar son lo que necesitas para un día a día desde casa sin extrañar tanto la oficina. ¿Ya probaste alguna?

0
2 min de lectura

Compartir entrada