#BienestarEconómico #EducaciónFinanciera #AlfabetizaciónEconómica
17 abril 2021 Blog Sé relevante

La educación, base de nuestro bienestar económico

La educación financiera se traduce en bienestar cuando reconocemos que este es un elemento necesario en el equilibrio de nuestra salud física y mental, que nos asegura de vivir el desarrollo de muchos aspectos de nuestra personalidad, nos da bienestar y calma cuando tenemos la capacidad de tomar decisiones mucho más acertadas frente a nuestros gastos o inversiones y cuando hemos transformado hábitos y comportamientos.

BienestarEconómico EducaciónFinanciera AlfabetizaciónEconómica

Nuestro bienestar depende, en gran medida, de lograr un equilibrio entre aquellas actividades que realizamos en nuestro espacio habitado: nuestras relaciones personales, el desarrollo profesional o laboral y las actividades de ocio; entre otras. Al interesarnos por realizar cada faceta importante de nuestra vida, buscamos capacitación y orientación de especialistas para planear a corto y largo plazo y ser conscientes de lo que queremos y lo que vamos a alcanzar. Para lograrlo, la educación financiera juega un papel primordial en la realización de nuestros proyectos y nuestra personalidad.

Querer crecer económicamente trae consigo la necesidad de capacitarnos para a ello. “En este sentido, las iniciativas de educación financiera pueden convertirse en un complemento importante de los procesos de inclusión financiera y las medidas de reducción de la pobreza”. Afirma la Corporación Andina de Fomento (CAF) y agrega: “el crecimiento económico trae consigo la necesidad de que las personas sepan cómo manejar sus finanzas personales”.

Lo primero es lograr que las personas definamos de manera más amplia el concepto que tenemos sobre nuestras finanzas, a partir de nuestras necesidades personales y de acuerdo al contexto donde nos encontremos. Este tipo de capacitación inicia con nociones básicas frente al uso de productos financieros y en que seamos capaces de comprender, para llevar a la práctica, nociones más avanzadas sobre aquellos conceptos que potencien “el desarrollo de habilidades y actitudes para la gestión de las finanzas personales, las cuales generan cambios positivos en el comportamiento de las personas” Afirma la CAF.

Más allá del ahorro o el invertir, una buena acción que podemos realizar, cuando incluimos en nuestra vida hábitos para el bienestar económico, es la educación. Según el Banco Latinoamericano de Desarrollo “La educación financiera puede ayudar a las personas a desarrollar las habilidades para adquirir y seleccionar los productos que más se adecúen a sus necesidades y, además, las empodera para ejercer sus derechos y responsabilidades como consumidores financieros”.

Cuando planificamos y proyectamos nuestras inversiones y aquello que deseamos alcanzar con el dinero que adquirimos, logramos cumplir metas trazadas de manera consciente y planificada al crear hábitos y estrategias. Seguros SURA nos acompaña, asesora y orienta en aquellos propósitos en los que queremos invertir y por los que trabajamos.