La administración financiera no solo impacta tu bolsillo, también tu bienestar físico y mental.
Por esto tomar decisiones no apresuradas en momentos de incertidumbre es fundamental para mantener tu equilibrio.