El trastorno de estrés postraumático es una enfermedad de salud mental ocasionada principalmente por haber tenido experiencias emocionalmente fuertes que dejaron una huella psicológica y que vuelven a través los recuerdos, haciendo que quien lo padece tenga episodios de miedo, pánico, alerta extrema o visualice imágenes del trauma, al punto de creer que lo vive nuevamente.

Es natural sentir ansiedad o miedo en algunas ocasiones porque nuestras emociones actúan con la intención de protegernos contra los peligros, el riesgo está en que esto se convierta en algo extremo y continuo, y que luego de un tiempo continuemos estresados o asustados.

La Organización Mundial de la Salud realizó un estudio en 21 países y encontró que más del 10% de los encuestados declararon que habían sido testigos de actos de violencia (21,8%), habían sufrido violencia interpersonal (18,8%), habían tenido accidentes (17,7%), fueron testigos de conflictos bélicos (16,2%) o habían vivido eventos traumáticos relacionados con seres queridos (12,5%).

Por lo tanto, este estudio estimó que un 3,6% de la población mundial ha sufrido un trastorno de estrés postraumático. Por eso, en este artículo hacemos algunas recomendaciones para manejar el estrés y evitar los efectos a largo plazo.

1. Habla acerca de lo que sientas. Es de vital importancia expresar todos esos
sentimientos, miedos y sensaciones que experimentas para que el estrés tenga una vía de escape, pues la misma situación hace que los reprimas. Apenas sientas que puedas hablar del tema, hazlo, porque al desahogarnos la mente y el cuerpo reaccionan de manera positiva, te generan sensación de control sobre tus emociones y así te liberas de muchos síntomas negativos.

2. Afronta lo que te recuerde el suceso traumático. Cuando sufrimos un impacto muy fuerte tendemos a evadir todo lo que tenga relación con lo sucedido. En este caso la recomendación es enfrentarlo poco a poco y relacionarlo con algo positivo que también esté ocurriendo en nuestras vidas. De esa manera, al recordarlo vamos a tener una asociación inmediata con algo que vale la pena recordar.

3. Planea actividades y proyectos futuros. Este tipo de acontecimientos fuertes y traumáticos hacen que tengamos una sensación de desesperanza con el futuro, por lo que conscientemente debemos buscar la forma de soñar con actividades y proyectos que haremos cuando todo haya pasado. Si ya está superado, lo que debes hacer es empezar a ejecutarlos y así darle mayor sentido a tu existencia.

4. No te juzgues. Según la psicóloga clínica, Úrsula Perona, en momentos de crisis nuestro estado de ánimo es complejo de manejar, hay una baja en la energía, hay tristeza, tienes más sueño de lo habitual y esto puede generar depresión. Pero no te debes culpar, aunque algunas personas digan que estás mal porque quieres, en realidad se trata de un comportamiento que genera segregación de nuevas sustancias por parte de nuestro cerebro. Debes aceptar y tratar de entenderlo, ser paciente con tus sentimientos negativos y buscar la forma de superarlos.

5. Conservar relaciones cercanas. Es muy importante contar con personas que nos apoyen y sean empáticas frente a lo que estamos viviendo. Es claro que nunca nos entenderán completamente o incluso no dimensionen lo que nos pasa, pero el hecho de tenerlos cerca e interactuar con ellos nos ayudará a superar mejor y más rápido el trauma.

6. Hacer lo que te gusta. Al tener miedo, angustia, ansiedad, tristeza y todos los
sentimientos negativos del estrés tendemos al aislamiento no solo físico sino de nuestros gustos y placeres, lo que hace que nos sintamos peor. Aunque en la cuarentena estemos aislados, contamos con diferentes formas de hacer cosas interesantes y gracias a la tecnología podemos acceder a información, entretenimiento e interacción con el mundo exterior.

7. Descansa bien. El mismo recuerdo negativo de determinada situación hace que estemos tensos, alertas y asustados gran parte del tiempo por lo que se pueden generar trastornos del sueño. Así que necesitamos buscar formas de relajarnos como tomar bebidas calientes sin cafeína, darnos un baño antes de ir a la cama o meditar. De esta manera, podremos lograr un sueño reparador que evite la acumulación de sentimientos negativos.

8. Expertos. Si las anteriores recomendaciones no te funcionan seguramente requieras atención profesional de un psicólogo que pueda ayudarte a afrontar y superar tu situación. Si tu situación requiere atención médica, te recomendamos no medicarte hasta que no hayas tenido la supervisión de un experto.

+1
3 min de lectura


Compartir entrada