Nuestro cuerpo es 60% agua. Así como el planeta necesita que la lluvia llegue hasta los lugares más desérticos, nuestra vitalidad depende en una gran medida del consumo constante de agua, más en tiempos de aislamiento.

Durante la cuarentena que vivimos en diferentes lugares del mundo es posible que olvidemos hidratar constantemente nuestro cuerpo. Juan Bedoya, médico de la Universidad de Antioquia, recomienda ver el agua como uno de los elementos de mayor importancia en nuestro día a día. Estas son algunas recomendaciones que nos hace para no dejar que nuestro organismo tenga sobreesfuerzos por la falta de hidratación:

El agua facilita la respuesta del sistema inmunológico. Es común que el ataque de un virus genere en el organismo alertas como mecanismo de respuesta. Cada vez que nuestro sistema inmunológico responde genera un esfuerzo importante que implica el uso de sus reservas de agua. En caso de deshidratación, por ejemplo, estaríamos enfrentándonos a respuestas lentas y un virus podría ocasionar daños de manera acelerada.

  • Cuidar nuestros riñones. El consumo frecuente de agua durante largos periodos de aislamiento permitirá que nuestro cuerpo mantenga su funcionamiento normal y esté listo para responder a cualquier ataque.
  • Remedio para la fiebre. Todos nos imaginamos que la fiebre hace que el cuerpo pierda líquidos y así es. El aumento de la temperatura corporal genera deshidratación. Mantenerse hidratado, también en estos momentos, será de vital importancia.
  • Para cuidar los músculos. La práctica de ejercicio en casa o el aumento de algunas actividades domésticas pueden representar esfuerzos físicos que antes no hacíamos con frecuencia. Una buena hidratación facilitará la elasticidad de nuestros músculos y evitará lesiones a la hora de levantar un mueble o barrer nuestro hogar.
  • En casa no puede faltar la ducha. Además de hidratarnos, el agua es fundamental para el aseo personal. No pases ningún día sin darte una ducha y cumplir con todo tu proceso de higiene personal. Activar el cuerpo con un baño también beneficia el cuidado de la piel y evita resequedad o problemas dermatológicos.
  • Aseo constante del hogar. Usa el agua responsablemente durante tus rutinas de aseo en el hogar. La combinación de agua con algunos productos de limpieza crea ambientes saludables y mantiene protegido cada espacio que habitas.
  • Agua y entretenimiento. Parece que no tuvieran relación, pero si permaneces mucho tiempo al frente de tu computador o utilizas mucho tu celular, el agua es tu mejor compañía. Mantener hidratado tu cuerpo facilitará la producción de lágrimas que mantendrán lubricados tus ojos mientras te entretienes o trabajas.

Recuerda: Cada día es recomendado tomar entre 2 y 3 litros por día, eso equivale a unos 7 u 8 vasos en promedio. Además, puedes combinar el consumo de agua con algunas frutas y verduras que también le aportan a tu organismo importantes cantidades de líquido.

+1
2 min de lectura


Compartir entrada