Pocas personas se imaginaron que después de transcurridos tres meses del 2020 gran parte del planeta estaría confinado como medida para controlar el contagio por Covid-19. ¿Cómo ha impactado esto en la movilidad? Varias empresas como Google se han hecho esta pregunta y hoy te explicamos los resultados:

Al finalizar marzo, segundo mes de confinamiento para algunas ciudades, y primero para otras, los ciudadanos de Madrid, París, Londres y Nueva York ya realizaban menos de la décima parte de los recorridos a los que estaban acostumbrados diariamente. Estos datos fueron suministrados por la aplicación de viajes Citymapper.

Por su parte, en Estocolmo, Suecia, donde el gobierno ha evitado las medidas más drásticas y aún el confinamiento no es una instrucción, Citymapper explica que allí los viajes disminuyeron ya en un 70%.

Está claro, nos estamos moviendo menos. Nuestro espacio ya se reduce a la casa y cuando mucho, cercanías al hogar para pasear la mascota.

El caso latinoamericano

En su Community Mobility Reports, Google aclaró que para el caso de Latinoamérica, Bolivia es el país que más ha cumplido con la baja de movilidad en espacios públicos, reduciéndose en 88%.

A continuación, se ubican Colombia y Argentina que tienen un promedio cercano al 75%. Y, precisamente estos datos coinciden con que estas tres naciones aún no se encuentran entre las más afectadas en Latinoamérica por la expansión del coronavirus.

¿Pero dónde hemos dejado de movernos? Según Google, en un 45% se redujo la movilidad en lugares de ocio, 46% en sitios de recreo, 47% en estaciones de transporte, 19% en mercados y 20% en puestos de trabajo.

A los datos entregados por estas herramientas tecnológicas se suman las investigaciones oficiales reportadas por el Banco Interamericano de Desarrollo, BID, según las cuales en promedio la congestión en las áreas metropolitanas de Bogotá, Buenos Aires, Lima, Ciudad de México, Puerto España, Sao Paulo, y Santiago cayó entre 34 % y 63 %, con la mayor disminución observada en Puerto España y la menor en Ciudad de México.

Movernos diferente

Estar confinado nos ha hecho repensar las formas en las que nos veníamos moviendo hasta ahora. A la par de estas tendencias, han crecido, por ejemplo, los mecanismos de acceso a domicilios para acceso a bienes de diversas índoles, el acceso a servicios desde la virtualidad y el uso de apps para el trabajo, el estudio y el relacionamiento en general.

¿Está cambiando para siempre nuestra forma de relacionarnos, movernos y habitar en comunidad? Aún está por verse. Lo cierto es que mientras se encuentra la manera de contener definitivamente el Covid-19 los movimientos de los ciudadanos seguirán en reducción y estaremos viendo cada vez ciudades más paralizadas físicamente y más activadas desde la virtualidad.

0
2 min de lectura


Compartir entrada