Si convives con alguien que contrajo el COVID-19, existen medidas de protección que debes implementar para el bienestar de todos. Estas son las claves para cuidarte y cuidar tanto al paciente como a las demás personas que viven en tu hogar.

Cuando alguien es diagnosticado con COVID-19, el servicio de salud al que esta persona consulta determina los protocolos a seguir, según la complejidad de la infección. Como aún no existe una vacuna o un medicamento antiviral que cure esta enfermedad, la atención médica busca aliviar los síntomas y evitar otros contagios.

Normalmente, los pacientes con coronavirus son dados de alta para recuperarse en sus hogares, así que solo los casos graves requieren hospitalización. Al estar en casa, son varias las medidas que deben adoptar tanto quien tiene el virus como su cuidador o cuidadora, y las demás personas que habiten este mismo espacio.

A continuación, te contamos cuáles son las recomendaciones y medidas de prevención que debes tener en cuenta si convives con alguien que ha contraído el COVID-19:

Si eres paciente:

  • Permanecer en una habitación independiente con acceso a sus medicinas, material sanitario de protección y provisiones básicas. Si es posible, el baño que utilice debe ser exclusivo para él o ella.
  • Si vive con población en riesgo (mujeres embarazadas, pacientes crónicos o inmunodeprimidos, o personas de la tercera edad), lo más recomendable es aislarlo de esta y que conserve una distancia mínima de 2 metros con respecto a las demás personas presentes en la vivienda.
  • Usar tapabocas cuando esté fuera de su habitación o cuando interactúe con alguien más. Si el uso de esta mascarilla impide o dificulta la respiración del paciente, las demás personas deberán usarla.
  • Practicar permanentemente la higiene respiratoria, es decir: toser y estornudar cubriéndose nariz y boca con un pañuelo desechable o con la parte interna del codo.
  • Lavarse las manos constantemente con agua y jabón.
  • Durante el tiempo que esté en aislamiento, abstenerse de compartir vajillas, toallas o cualquier objeto personal.

Si eres cuidador (a) o vives con una persona que tiene COVID-19:

  • Usa tapabocas cuando vayas a interactuar con la persona infectada.
  • Lava tus manos con agua y jabón antes y después de entrar en contacto con la persona que tiene coronavirus o con algún objeto que esta haya tocado.
  • Limpia y desinfecta constantemente los objetos y superficies de tu casa: sillas, grifos, inodoros, picaportes, controles, celulares, computadores, entre otros.
  • Cuando laves la ropa, sábanas y otros objetos que haya utilizado la persona contagiada, asegúrate de hacerlo con guantes y tapabocas. El agua debe estar a una temperatura de 60 o 70ºC. No mezcles tus cosas y las de los demás con las del paciente.
  • Deposita guantes, tapabocas, pañuelos y demás objetos desechables en una bolsa de plástico y ciérrala bien.
  • Mantén todos los espacios de tu casa ventilados y permite que circule el aire.
    Procura utilizar un baño diferente al de la persona contagiada. Si no es posible, desinféctalo siempre antes de usarlo.
  • Si sientes síntomas como tos, fiebre, decaimiento, secreción nasal y dificultad para respirar, llama a tu servicio de salud y reporta que has tenido contacto con un portador de COVID-19.

En SURA reconocemos que el cuidado es una responsabilidad compartida y un acto de respeto por el otro. Si bien el aislamiento físico y social es necesario, la empatía y el afecto también hacen parte de la recuperación de cualquier persona. Asegúrate de acompañar, prevenir y cuidar.

+2
2 min de lectura


Compartir entrada