Toda emergencia sanitaria tiene como daño colateral una recesión económica en la población afectada y por ende el bolsillo de sus habitantes. ¿Cómo salir airoso de esta situación? Te brindamos algunos tips.

Debes comenzar por dos puntos básicos: no comprar de manera exagerada por miedo a una posible escasez y no realizar compras innecesarias que no tenías planeado (incluso es mejor reevaluar la necesidad de algunos de esos gastos que tenías planeados).

Consultada por el medio BBC la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (Cepal) de las Naciones Unidas, Alicia Bárcena, advierte que se avecina una recesión global que hará que el PIB de la región decrezca y el desempleo aumente.

Pero no es el momento de entrar en pánico. Si bien la situación podría tornarse poco favorable, si se toman medidas a tiempo es posible minimizar las consecuencias a futuro y salir lo menos lastimados posible.

Te puede interesar: Economía en tiempos de COVID-19

Estos 5 tips te servirán para salir de estos estados de emergencia con el mejor panorama por delante:

1. Debes estar informado: en momentos de emergencias en salud aparecen, mágicamente, costosos tratamientos con curas milagrosas. Si no tienes la suficiente información seguramente el miedo y el desespero te harán comprarlos. Siempre es importante seguir las instrucciones por parte de las autoridades en salud del país y la región.

2. Aprovecha el teletrabajo: en un día normal el solo hecho de desplazarse al trabajo conlleva una inversión monetaria, sumado a lo poco o mucho que gastemos durante la jornada laboral. La modalidad de trabajar desde tu casa te permite ahorrar ese dinero que normalmente utilizas necesaria o innecesariamente, y te sirve de colchón para gastos importantes durante el aislamiento preventivo.

3. Tener claros tus ingresos durante este periódo: la planeación es clave durante estos momentos. Por eso es vital que tengas claro cuántos son los ingresos reales en lapso de tiempo y planear los gastos en pro de esa realidad.

4. Comprar lo estrictamente necesario: en una emergencia producto de una pandemia es muy difícil calcular su tiempo de duración, lo mejor es que seas precavido y ahorres lo que más puedas en alimentación y productos de aseo; esto no significa que tu familia y tú deban comer mal, pero si lo piensas bien seguramente en el mercado tradicional llevas productos que no son indispensables y que no adquirirlos te ayudará a ahorrar dinero.

5. Revisar tus seguros médicos: sí pagas un seguro médico o una póliza prepagada revisa si tienes cobertura en casos de fuerza mayor como epidemias o pandemias; tener esta claridad te ayudará a medir tu nivel de exposición y mejorar el autocuidado para no incurrir en gastos exagerados en caso de contagio.

Los momentos críticos también son oportunidades para realizar cambios profundos y descubrir nuevos hábitos, si sigues estas recomendaciones posiblemente encuentres que algunos de los gastos que suprimiste por emergencia no son necesarios para tu día a día.

0
2 min de lectura


Compartir entrada