Los choques inesperados generados por la coyuntura de salud pública que vive el mundo y la guerra de precios del petróleo han cambiado significativamente el comportamiento previsto para el panorama macro financiero del año 2020. Desde finales de enero, las bolsas han reflejado el nerviosismo de los mercados, haciendo que el escenario se vuelva incierto y retador también para los inversionistas.

Reconocidos analistas internacionales estiman que los impactos económicos se vivirán principalmente durante el primer trimestre y que, posiblemente, haya un rebote en el segundo trimestre que en algunas industrias podría incluso contrarrestar los efectos adversos iniciales. Aún así, según epidemiólogos, predecir el comportamiento del virus COVID-19 resulta difícil.

Para sortear mejor esta situación, ten en cuenta los siguientes consejos a la hora de gestionar tus inversiones:

0
< 1 min de lectura


Compartir entrada