La tecnología nos ha llevado a dejar atrás algunas de las cosas que disfrutábamos cuando éramos chicos. Mientras estás en casa puedes aprovechar parte de tu tiempo recordando los juegos que practicabas antes y que seguro serán una novedad para algunos integrantes de tu familia.

Te recomendaremos una serie de juegos en los que podrás integrar a todos los miembros de tu hogar, ejercitando la mente, imaginación y memoria de cada uno de los jugadores.

Stop

Uno de los juegos más tradicionales entre la generación de los 80. Se trata de elegir al azar una letra y con ella cada participante deberá escribir palabras que tengan dicha letra al inicio. El reto está en llenar siete casillas que responden a un nombre, un apellido, una ciudad, un color, una fruta, un animal y una cosa. Cada casilla deberá contener una respuesta que inicie con la letra elegida. Ganará quien termine primero y grite ¡Stop! Puedes cambiar los requisitos del Stop o agregarle una casilla más para palabras relacionadas con algún pasatiempo, el nombre de una película, un superhéroe o lo que se te ocurra.

Ajedrez

Es uno de los juegos que más exigencia mental tiene. Se juega entre dos personas, así que es ideal para jugarlo en pareja si no estás en una casa con muchas personas. Se trata de realizar una jugada por cada turno y crear una estrategia que te lleve a poner en jaque mate a tu adversario. Tendrás 16 piezas para mover, ya sean de color blanco o negro. Cada pieza se mueve en una dirección diferente, excepto los peones que pueden avanzar sólo hacia adelante. El reto de este juego es crear una estrategia para perder pocas piezas y lograr que una de las fichas del otro jugador quede sin movimientos posibles. Gana quien pueda cantar ¡Jaque Mate!

Encuentra la pareja

Tal y como lo indica su nombre, este juego reta la memoria de cada participante. La idea es conseguir al menos 15 parejas de figuras iguales, por ejemplo: dos balones, dos flores, dos vasos, dos animales, etc. Puedes hacer tú mismo las figuras y recortarlas. Una vez tengas las 15 parejas, las ubicas en una mesa o en el suelo, las pones en desorden y las cubres. Cada participante puede destapar por turno solo dos figuras. El reto es recordar dónde está la pareja y en su siguiente turno descubrir las fichas iguales. Gana quien más parejas logre descubrir.

Parqués

Si tienes niños en casa este juego es ideal pues les permitirá recordar los números, sumar y restar con un promedio de velocidad que les ayudará a agilizar sus habilidades matemáticas. Dependiendo del tipo de parqués que tengas en casa podrán jugar 4, 6 y 8 personas. Se trata de llevar un grupo de fichas a dar la vuelta por todo el campo de juego sin que alguno de tus oponentes se interponga en su camino. Cada ficha se puede mover según el número que sale al lanzar un par de dados, mínimo dos y máximo 12. Gana el jugador que logre llevar todas sus fichas por todos los lugares del campo de juego.

Rompecabezas

Sin duda es uno de los juegos que más recuerdos te pueden traer. Formar figuras pieza por pieza fortalece las habilidades de asociación que tienes tú y tus compañeros de juego. Además, si el rompecabezas elegido tiene más de 500 fichas, es casi seguro que tendrás un par de jornadas entretenido buscando asociar colores, figuras y formas. Es muy fácil conseguir un rompecabezas por su bajo costo y fácil acceso. Es un juego que permite la participación de todos los miembros de tu familia, facilita el diálogo y el trabajo en equipo.

Otros juegos que puedes explorar son las sopas de letras, los crucigramas, las adivinanzas de personajes o de títulos de películas con pequeñas actuaciones de tus hijos, tus padres o tu pareja.

0
3 min de lectura


Compartir entrada