Los cuidados alimenticios que hay que tener con las personas adultas mayores van desde mantener una adecuada higiene hasta implementar estrategias para estimular su apetito. Te contamos algunos consejos.

Conforme una persona se acerca a lo que se conoce como tercera edad, su cuerpo experimenta múltiples cambios que demandan cuidados especiales. Se pierden habilidades, la masa muscular empieza a disminuir y, en algunos casos, la grasa a aumentar. Lo anterior puede relacionarse en el futuro con la aparición de enfermedades como la hipertensión, la diabetes, el estreñimiento, entre otras.

Así, el cuerpo comienza a demandar una serie de cuidados especiales y uno de estos aspectos tiene que ver con la alimentación, como lo afirma la especialista en nutrición Adriana Puente, quien añade que, a esta edad, para una correcta nutrición, es vital conocer si el adulto mayor padece algún tipo de patología, pues ello determinará en gran medida su dieta.

Por su parte, María Clara Ocampo, especialista en el cuidado del adulto mayor de la Universidad CES, en Medellín (Colombia) recomienda “ser muy cuidadoso en la limpieza de platos y cubiertos, y que ojalá el adulto mayor tenga sus propios utensilios que no sean compartidos con alguien más en la casa. Así mismo, hay que lavar muy bien los alimentos antes de prepararlos y estar sacando continuamente los residuos alimenticios de la casa”.

En cuanto a la nutrición, se deben tener en cuenta algunas recomendaciones básicas, aunque cada decisión debe tomarse con base en las indicaciones de un profesional de la salud:

  • Es recomendable que la persona adulta mayor coma entre 3 y 5 veces al día. Más que cantidad, hay que pensar en la calidad de los alimentos; por eso son importantes las verduras, los cereales y las frutas. Todo en las cantidades apropiadas según su condición particular y las recomendaciones de un especialista.
  • La hidratación es importante, así que beber entre uno y dos libros de agua es recomendable.
  • Disminuir el consumo de sal y azúcar, así como el de grasas saturadas (carne roja y embutidos).
  • Se recomienda una dieta que contenga algunos pescados como el salmón y las sardinas, ricas en ácidos esenciales como el omega 3 y omega 6.
  • En lo posible, se aconseja aumentar el consumo de calcio (lácteos) y vitamina D.

Por su parte, el Instituto para la Atención de los Adultos Mayores de México ofrece las siguientes recomendaciones para estimular el apetito en los adultos mayores:

  • Fomentar la higiene bucal y en especial la lengua, con el fin de mejorar la percepción de los sabores.
  • Tener en cuenta el gusto de la persona en relación con los sabores y olores.
  • Procurar que los alimentos tengan una temperatura adecuada.
  • Para mejorar el sabor de los alimentos y estimular el apetito, se pueden utilizar condimentos como el cilantro, el epazote (paico) y el perejil.
  • Procurar que el adulto coma de forma lenta.
  • La comida más ligera del día debe ser la cena.

El acompañamiento es fundamental en esta etapa de la vida para asegurar el bienestar físico, mental y emocional de las personas adultas mayores. En ese sentido, la alimentación se convierte en uno de los factores determinantes para conservar su salud integral.

+2
2 min de lectura


Compartir entrada