En épocas donde los niños se ven sometidos a altas cargas de estrés, trabajar actividades para desarrollar la comprensión emocional siempre será una buena opción. A continuación compartimos tres actividades para hacer en casa

Cuando hablamos de comprensión emocional, hacemos referencia al proceso para entender el amplio abanico de señales emocionales que tenemos los seres humanos, etiquetarlas y agruparlas. 

Trabajar este tema con grandes y chicos ayuda a desarrollar la  habilidad de interpretar el significado de emociones simples y complejas, y sobre todo, aprender a gestionarlas en relación con la comunidad. 

¿Cómo trabajar entonces las emociones? 

  • Para trabajar la regulación emocional: 

Nombre de la actividad: Responder a una acusación

Tiempo: 25 minutos

Para empezar lee en voz alta el inicio de esta historia: 

“Va Pepe muy contento por el parque, cuando de repente ve a Rafa viniendo a su encuentro. Rafa tiene una mirada muy rara. Pepe se pregunta qué le estará pasando. Se acercan y se saludan, pero inmediatamente Rafa comienza a gritar. Dice que Pepe le ha hecho quedar muy mal con los otros chicos del barrio, que es mal amigo, que tiene la culpa de todo lo que le pasa. Entonces Pepe…”.

Una vez leído el cuento:

  • Pídele a tu  hijo que actúe como actuaría si estuviera en el papel de Pepe. 
  • Después, divide en un tablero las acciones que tu hijo haría, las que permiten la conciliación y buscan un camino pacífico y las que promueven un mayor conflicto. 
  • Inicia la conversación con él para llegar a la conclusión de por qué las primeras son mejores que las segundas. 
  • Para trabajar la asertividad: 

Nombre de la actividad: escribe un cuento

Tiempo: 45 minutos

Este ejercicio pretende que los niños diferencien entre las formas de responder a una acusación y, además y aprendan a controlar sus emociones; ambas condiciones necesarias para aprender a resolver conflictos. 

  • Proponle a tu hijo o a tus hijos una situación de conflicto. 
  • Pídele a tu hijo que se invente una historia que tenga los siguientes elementos: 
  • Adolescentes que hablan o se envían mensajes por móvil

-Una acusación

-Solución que deja el camino abierto al diálogo

  • Ahora pídele que cuente su historia en voz alta y que hable de las ventajas e inconvenientes de la solución al conflicto, de modo que se comprenda lo que implica la solución desde el punto de vista emocional. Evalúen juntos las conclusiones. 
  • Para trabajar la escucha activa: 

Nombre de la actividad: Conversación 1 a 0

Tiempo: 15 minutos

Tal y como concluye una investigación realizada por Albert Mehrabian, en una conversación cara a cara el componente verbal solamente representa un 35%. 

Así es, más del 65% es comunicación no verbal, es decir, la comunicación de nuestras emociones, la postura corporal, el contacto visual o los gestos. 

Con esta actividad buscamos desarrollar la escucha activa y mejorar la comunicación interpersonal.

  • Para esta actividad sienta a todos los miembros de tu grupo familiar. Para llevarla a cabo, es necesario colocar una fila de sillas en forma de círculo. Delante de cada silla hay que colocar otra silla, de manera que los participantes se sienten uno delante de otro. 
  • La idea es que cada participante permanezca sentado durante dos minutos y luego pase a la siguiente silla. 
  • En esos dos minutos que están sentados, primero habla uno de los dos participantes que está sentado de frente, mientras el otro escucha de forma activa, es decir, prestando atención al lenguaje no verbal (emociones, gestos, etc.). 
  • Después de un minuto, los roles se cambian y el otro habla mientras su compañero le escucha de forma activa. 
  • Al final la misión consiste en hablar de lo que se dijeron y analizar las expresiones, qué se transmitió cada uno de los participantes al hablar, con palabras y con gestos.
+1
3 min de lectura


Compartir entrada