Línea de atención
Volver

¿Qué relación existe entre la tecnología y el bienestar?

10 Agosto 2020 21:08

¿Qué relación existe entre la tecnología y el bienestar?

La adopción tecnológica nos ha cambiado: cómo nos movemos, nos relacionamos e incluso cómo nos sentimos. Pero, ¿de qué forma utilizamos la tecnología para lograr nuestro bienestar? ¿En serio podemos alcanzarlo a través de ella?

Digamos que estas preguntas tienen varias formas de responderse. La tecnología en sí es una herramienta concebida para facilitarnos las cosas y, a la larga, traernos bienestar. Sin embargo, esto depende también de cómo nos relacionamos con ella.

Por un lado, sabemos que la tecnología, entendida como la aplicación de conocimientos a la vida práctica, es el motor del desarrollo que conocemos. Esto tiene como meta la consecución del bienestar, que puede concebirse en dos dimensiones: el de la sociedad, pensada desde las riquezas y la distribución de las mismas; o desde lo individual: salud, cohesión y libertad, entre otros aspectos.

Sin embargo, algo clave en la tecnología para alcanzar el bienestar es la forma como nos relacionamos con ella. Sabemos que algunas de nuestras tecnologías principales son amigables con el medioambiente y que otras pueden llegar a ser perjudiciales dependiendo de cómo nos relacionemos con ellas.

Un estudio realizado por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) afirma que el 85% de los jóvenes es adicto a las redes sociales y la mensajería instantánea y, de acuerdo con las cifras de We Are Social, el usuario promedio de internet pasa casi 7 horas al día en línea. Esto equivale a más de 100 días en el año y, globalmente, se calcula que pasaremos más de 1250 millones de años conectados durante 2020.

Frente a esta relación con la tecnología, que parece no tener límites, surgen usurarios que buscan desconectarse para alcanzar el bienestar. Este cuestionamiento a las formas como nos relacionamos con internet se traslada también a otros ámbitos de la tecnología, en un mundo donde los primeros movimientos anti robots empiezan a surgir y cada vez se habla más de “los desconectados” como un grupo de personas que busca ponerle freno al tiempo y energía gastados en línea, para retomar aspectos de su vida que creen en riesgo, como la privacidad o el contacto con la realidad.