El covid-19 aún despierta inquietudes entre la población a pesar de las numerosas campañas informativas realizadas por medios de comunicación y entidades de salud. Una médica de SURA despeja algunas de ellas.

De manera simultánea a la pandemia, otro fenómeno que vivimos es la infodemia: el exceso de información que circula en medios, redes sociales y entornos cotidianos que genera confusión en las personas.

Conscientes de esto y para que cuentes con datos verídicos que le aporten a tu salud física y mental, Ana Catalina Ochoa, médica del equipo técnico de Seguros SURA Colombia y quien ha estudiado de cerca el comportamiento del covid-19, despeja y aclara once de las dudas más comunes sobre este.

  • ¿Cómo es posible contagiarse hoy por covid-19?

Entre las principales fuentes de contagio por covid-19 está la cercanía o el contacto estrecho: estar a una distancia menor de dos metros de una persona infectada sin utilizar el tapabocas ni tener una adecuada higiene de manos (entendiendo que en las interacciones puede haber roces o abrazos).

Hay otras vías de infección (llamadas, técnicamente, aerosoles). Los que están en mayor riesgo son los profesionales de la salud al hacer entubaciones, procedimientos quirúrgicos y odontológicos, pues en ellos se esparcen partículas.

  • ¿El virus puede ‘saltar’, por ejemplo, de una caja de pizza a una persona? 

Esta no es la forma natural del contagio, pero puede ocurrir. Si el repartidor de la pizza no higienizó sus manos, no usó el tapabocas y tocó la caja, es probable que esta tenga el virus y se transmita (las superficies infectadas se conocen como fómites). Por eso es necesario que tus hábitos sean siempre los adecuados y, al recibir o entregar algo, te laves las manos antes y después. Recuerda que el peligro, más que tocar la caja, es que después de hacerlo tus manos tengan contacto directo con tu cara (especialmente boca y ojos).

  • ¿Qué tanto dura el virus en la ropa? ¿Al llegar a tu casa debes quitarte las prendas inmediatamente y no volverlas a tocar hasta lavarlas? 

Este es otro caso de fómites. Si estuviste en la calle y no tuviste cuidados como el distanciamiento físico, tocaste varias superficies o tuviste roces con otras personas, lo recomendable es que te bañes al llegar a casa y lavar la ropa.

  • ¿Cuáles son, verdaderamente, las medidas de protección? 

Lo que va a evitar el contagio es el distanciamiento social, el uso de tapabocas, la higiene de las manos (principalmente con agua y jabón, pero también son válidos el alcohol y el gel glicerinado) y los hábitos de limpieza en los espacios que frecuentas (por ejemplo: tu lugar de trabajo). Aparte de esto, si identificas síntomas o sospechas tener el contagio, la mejor medida es aislarte.

  • ¿A toda persona sospechosa por covid-19 se le hace una prueba diagnóstica? 

Si tienes síntomas, se te hace la prueba. Si tuviste contacto con alguien positivo para covid-19, la prueba se te realiza si perteneces a su núcleo familiar o convives con ella. Si no presentas síntomas, el único tratamiento necesario es el aislamiento. Si no necesitas un soporte para un empleador (por ejemplo: una incapacidad), te quedas aislado en casa: sin prueba, pero con un diagnóstico probable. Si necesitas el soporte y comunicarle a tu empresa que es probable que tengas la enfermedad, se te hace prueba.

  • ¿Qué pasa si, por definiciones del Ministerio de Salud, no hay que hacer pruebas de confirmación, pero hay empleadores que la piden para que el trabajador se reintegre?

Las pruebas no son las protagonistas, el protagonista es el estado de salud, el cual define si una persona está recuperada o no. En el caso de los asintomáticos es igual: si pasados los catorce días del contacto estrecho con un paciente positivo no se han desarrollado los síntomas, ya no representan un riesgo. Sin embargo, deben continuar aplicando las medidas de protección, con o sin covid-19. 

  • Si vives con alguien positivo, han pasado más de catorce días y no has desarrollado síntomas, ¿corres el riesgo de contagiar a otras personas? 

Si la persona infectada ya no registra síntomas ni dificultades, no se considera infectante. Y tú, que estuviste en el mismo espacio, si no desarrollaste síntomas, puedes estar tranquilo. Lo importante es nunca abandonar el uso del tapabocas, el distanciamiento y la higiene de las manos. 

  • ¿Una persona recuperada puede volver a infectarse o contagiar a otras personas? 

La enfermedad sigue en estudio y hoy, a ciencia cierta, no se habla de reinfección (todo indica que no es probable). Si tuviste la enfermedad y pasas el tiempo de recuperación aislado y sin problemas, pero luego presentas síntomas, puedes pensar en otras enfermedades como gripe, faringitis, amigdalitis o sinusitis. Si no es una de estas, habría que evaluar muy bien cuál es tu estado. Lo cierto es que si te aíslas como debe ser y tienes mejoría clínica (sin fiebre ni dificultad para respirar y sin tomar medicamentos) no eres una persona contagiosa. 

  • ¿Qué pasa si transcurren los catorce días y sigues con síntomas? 

Este virus se comporta similar a otras enfermedades. Hay faringitis o gripes que dejan rezagos de tos por varios días, incluso meses. La tos residual por el covid-19 puede quedar hasta por seis semanas después de la infección. El malestar general y la afección del gusto y olfato también pueden durar. Los signos de alarma o gravedad son: fiebre que no baja a pesar del uso de medicamentos, dificultad para respirar, dolor abdominal intenso, diarrea o vómito permanentes, dolor fuerte en el pecho y cambios en el estado de conciencia.

  • La información en exceso puede generar ansiedad. ¿Qué hacer si te sientes triste o notas cambios en el estado de ánimo de las personas cercanas? 

Ese será uno de los efectos de la pospandemia más relevantes y al que tendremos que poner cuidado. Hay que reinventar el afecto, decirle al otro que te importa y que estás allí por medio de un mensaje, un saludo o una llamada. En cuanto a tu ánimo, si identificas cambios, sal de la rutina y retoma lo simple: mira a tu alrededor y dale valor a lo que tienes en casa.

  • La vacuna avanza bien, ¿esa es la esperanza?

Hay esperanza en los diferentes grupos que trabajan por el desarrollo de esta. Hablar de la vacuna es hablar con optimismo basado en la evidencia. Por fortuna, Colombia cuenta con uno de los mejores planes de inmunización de la región. Hacer una vacuna no es fácil, incluye varias fases, pero hay que estar tranquilos y saber que llegará. Lo cierto es que, hasta que no haya vacuna, la esperanza sigue siendo el autocuidado.

Entendemos tu preocupación y avanzamos en el estudio y entendimiento del virus para darte una orientación adecuada. No bajes la guardia: cuidarte es también cuidar a los que quieres.

 

Fecha de publicación: noviembre 30 de 2020.

Puede que los contenidos más antiguos del Blog Seguros SURA no estén actualizados, así que por favor ten en cuenta la fecha de publicación. Gracias por tu comprensión. ​