Aunque suelen ser tratadas como sinónimos, las variantes, cepas y mutaciones de un virus, como el covid-19, son términos completamente diferentes en su comportamiento. Conoce las diferencias.

Durante los últimos meses, las noticias sobre posibles variaciones del covid-19 han sido el centro de atención por lo que esto supone para la salud pública y por las preguntas que generan en torno a la efectividad de la vacuna.

Es normal escuchar palabras como mutación o cepa y, aún más común, que se usen sin distinción alguna. En ese sentido, es necesario conocer las particularidades de cada término con el fin de no distorsionar la realidad ni difundir noticias falsas.

¿Qué es una mutación?

Los virus mutan frecuentemente; esto no es una condición exclusiva del SARS-CoV-2. Para entenderlo mejor, imagina que el virus es una foto que pasa de persona a persona como si fuéramos fotocopiadoras. En algunas copias, la cara será gris; en otras, más clara; incluso, es posible que en algunas salga amarillenta. Se trata de errores en el copiado o lo que los científicos llaman modificaciones en el código genético del virus.

Hasta la fecha, las mutaciones que pueda tener el covid-19 no alteran la efectividad de las vacunas, pues estas le muestran al cuerpo la parte del virus que menos cambia. Así, cuando se vea expuesto al patógeno, el organismo lo identificará y combatirá con el sistema de defensas que tiene preparado.

¿Qué son las variantes?

Son mutaciones que empiezan a mostrar una apariencia diferente del virus. La británica, la sudafricana o la de Brasil son algunas sobre las que se ha hablado. Una forma de comprenderlo es imaginar al virus en un vestidor: un día se pone un traje gris y, al siguiente, uno azul; más adelante, uno verde. Sigue siendo el mismo, pero con un atuendo distinto. Siempre y cuando la foto de la cara no se afecte, el sistema de defensas identifica el agente patógeno mientras dure la inmunidad otorgada por la vacuna.

En el momento en que el virus empiece a salir con gafas, pasamontañas u otros accesorios que hagan difícil el reconocimiento de su rostro, las farmacéuticas deben actualizar las vacunas para mostrarle al cuerpo la nueva apariencia del virus.

¿Qué son las cepas?

Imagina a una familia: cada persona que la compone es una cepa. Por ejemplo: el covid-19, llamado científicamente SARS-CoV-2, es una cepa de la familia de los coronavirus. A su vez, tiene un hermano mayor llamado SARS-CoV-1, que apareció en 2002. En la actualidad, no podemos hablar de una nueva cepa del virus, pues ya no sería covid-19, sino que tendría que recibir otro nombre.

Conocer la diferencia entre estos conceptos es importante para no creer en toda la información que se encuentra en diversos medios. Cuando se trata de tu salud y la de los demás, es fundamental acudir a fuentes expertas, en este caso, médicos y autoridades sanitarias.

Vacunarse es proteger la vida

En una crisis de salud pública como la actual, aplicarte la vacuna no es solo un beneficio para ti, sino para quienes te rodean. El covid-19 se contagia fácilmente y puede traer consecuencias graves para los pacientes más vulnerables. Si por tus condiciones de salud no estás en riesgo, asume tu responsabilidad como parte de una comunidad y protege a quienes más lo necesitan. Decirle sí a la vacuna significa contribuir a la inmunidad de rebaño y, con ello, al fin de la pandemia. 

Dile sí a la vacuna contra el covid-19

Fecha de publicación: febrero 12 de 2021.

Puede que los contenidos más antiguos del Blog Seguros SURA no estén actualizados, así que por favor ten en cuenta la fecha de publicación. Gracias por tu comprensión.

+15
3 min de lectura

Compartir entrada