Ya no hay excusa: la transformación es necesaria. Convierte este momento en una oportunidad de autoconocimiento y aprendizaje para trabajar de manera remota con tu equipo. Cambia los paradigmas y descubre todo el potencial que tienes para liderar en pandemia.

 

Debemos observar las tendencias a medida que vamos moldeando el futuro y nos vamos moldeando nosotros mismos”. Warren Bennis y Burt Nanus en Líderes. Las cuatro claves del liderazgo eficaz. 

Entiende el contexto y sus dinámicas

Las nuevas formas de trabajo en línea te exigen aprender maneras distintas de liderar tu equipo, orientadas a la autogestión y a la autonomía de tus colaboradores.

Tu éxito depende de las soluciones creativas que aportes como líder: analiza tus necesidades, empresariales y personales, así como las de tus compañeros, pues no todo el mundo vive los hechos de la misma manera.

Ten claros estos horizontes: el presente y el futuro, el mediano y el largo plazo.

También te puede interesar: Gestión del talento humano: clave para el éxito de las empresas

Establece objetivos con tu equipo

Tu prioridad debe ser la misión de la empresa, pues esta determina qué es lo más importante para enfrentar la crisis.

Ten en cuenta que no podrás controlar todas las variables que se te presenten, por eso, debes tomar medidas decisivas con valentía. No permitas que las dificultades de ahora te frenen para avanzar hacia el futuro.

Ten claridad en las tareas que debes realizar, asigna responsables y metas con tiempos claros. Traza un mapa de trabajo que te permitirá identificar las fortalezas de tus colaboradores para saber cómo aprovechar sus talentos. Además, define una forma de monitoreo y medición de los resultados.

Lidera con empatía

El nuevo tiempo implica rescatar la confianza y la empatía con tus trabajadores. Es importante que entiendas que todas las personas, desde su singularidad, tienen expectativas diferentes respecto al reto de la conciliación familiar y profesional.

Comunica con transparencia

Toma la vocería de la comunicación con tus empleados para que el mensaje sea claro y no se generen rumores por el voz a voz. Esto evitará que estén ansiosos, con miedo frente a lo que pueda suceder o que se imaginen los peores escenarios posibles por desconocer la información.  Una comunicación asertiva es la clave para inspirar a los otros a seguir adelante. 

Delega responsabilidades

Confía en el rendimiento de las personas, aun cuando no las tengas físicamente delante de ti. Depositar la confianza en tus empleados ayuda a mejorar su autogestión. Habrá momentos en los que debas trabajar con ellos y otros en los que permitas que escojan sus propios tiempos de conexión y desconexión.

Refuerza positivamente a tus colaboradores

Aunque muchas veces las tareas dependen exclusivamente de cada persona, otras necesitan especificaciones, tanto de compañeros como de líderes. Pasa de dar instrucciones a direccionar procesos. Eso sí, mantente atento a todas sus dudas e incentívalos a ‘levantar la mano’ cuando algo no les quede claro.

¿Conoces las cualidades que debe tener un líder? Aquí te contamos.

 

Fuente:

Silvia Juliana Castro, especialista del diseño del talento humano Empresas SURA Colombia.

 

Fecha de publicación: octubre 16 de 2020.

Puede que los contenidos más antiguos del Blog Seguros SURA no estén actualizados, así que por favor ten en cuenta la fecha de publicación. Gracias por tu comprensión.