Esta es una columna a dos voces. Madre e hija, Elizabeth Medina y Paola Godoy, dos generaciones, dos mundos: el análogo y el digital. Conoce la historia de esta empresa y su transformación gracias a la asesoría de Empresas SURA.

Todo empezó en 1984, con mi carrera como vendedora de utensilios de cocina en una compañía internacional. Después de inconvenientes internos, me retiré, y en 1993 fracasé en mi primer intento de crear una compañía de venta directa. Sin embargo, al año siguiente, junto con mi esposo, Antonio, fundamos Interamerican Ware.

El inicio fue duro. Teníamos pocos vendedores, un reducido grupo administrativo y una limitada gama de productos. Con el cambio de siglo vinieron nuevos retos, dejamos de distribuir los productos de una marca extranjera y nos aventuramos a desarrollar nuestra batería de cocina; también expandimos nuestro portafolio.

Una empresa familiar y un mundo digital

La primera que se vinculó fue Natalia. Ella es ingeniera industrial, y empezó a incorporar controles de calidad que mi mamá no manejaba, porque su trabajo era más comercial. Cuando entré como vendedora a la empresa fue, sobre todo, un apoyo a la familia en momentos de dificultad.

Mi hermana y yo identificamos la necesidad de digitalizar la empresa. Empezamos a tener presencia en redes y creamos un sitio web, porque supimos que si no estábamos en internet, no existíamos. Así que empezamos a motivar a mis papás para hacer la transición.

Tengo una visión diferente a la de mis hijas. Nuestro principal sistema de ventas es ir a las casas de nuestros clientes, presentar el producto y dar cuenta de los riesgos para la salud que tienen el aluminio y el teflón, a través de una prueba de laboratorio. Además, hacemos una prueba de cocina sin agua y sin aceite, para mostrar los beneficios de los utensilios. Aprovechamos la emoción de las personas para asegurar la compra, por eso nunca se podrá reemplazar. Sin embargo, en este momento de contingencia por el covid-19, la tecnología es una ayuda. En ese sentido me han convencido.

En el tiempo que llevamos de pandemia nos dimos cuenta de que las plataformas digitales complementan el sistema análogo que iniciaron mis papás, no son una competencia interna. Es un avance, en cuanto a las herramientas que se pueden usar y la forma en que se puede llegar a diferentes personas en menos tiempo.

Actualmente, estamos capacitando a nuestras vendedoras en el manejo de las redes sociales, apoyadas con el portafolio del sitio web, para facilitar sus ventas en línea. Ahora podemos tener dos ramas de negocio.

 

Fecha de publicación: octubre 16 de 2020.

Puede que los contenidos más antiguos del Blog Seguros SURA no estén actualizados, así que por favor ten en cuenta la fecha de publicación. Gracias por tu comprensión. ​​