Nuestro cuerpo cuenta con un sistema muy importante que nos protege de microorganismos y bacterias a las que estamos expuestos en cada lugar y en todo momento. Sin este sistema estaríamos desprotegidos y la interacción con objetos o espacios públicos representaría para nosotros un grave peligro. Las vacunas ayudan a potenciar nuestro sistema inmunológico ¿de qué manera?

Vacunación, JornadaDeVacunación, VacunaCovid

Las vacunas son, según la Organización Mundial de la Salud OMS “una forma sencilla, inocua y eficaz de protegernos contra enfermedades dañinas antes de entrar en contacto con ellas”. Su presentación es líquida y se aplica a través de inyecciones o por vía oral. Una vez dentro de nuestro organismo, esta sustancia química ayuda a nuestras defensas naturales a crear anticuerpos al suministrar información, de manera anticipada, sobre el virus.

Para crear este tipo de medicamentos, o reacciones en nuestro sistema inmune, se requiere del avance tecnológico y científico que permite el pronto desarrollo de vacunas efectivas y confiables. Este método existe desde hace doscientos años aproximadamente y fue descubierto cuando Edward Jenner, el padre de la inmunología, “observó que algunas mujeres que ordeñaban vacas parecían estar protegidas de la viruela”. Afirma la Academia Americana de Pediatras y agrega:

“Luego experimentó y agregó una pequeña cantidad de viruela a un niño infectado. Él esperaba que el procedimiento inmunizara al niño contra la mortal infección de la viruela. De hecho, lo hizo. El experimento de Jenner inició la era de las vacunas”.

Desde ese momento los avances no se hicieron esperar. Cien años después, “el Dr. Louis Pasteur demostró que la enfermedad se podía evitar al infectar a los humanos con gérmenes debilitados”. En la actualidad, las vacunas son el método principal, el más seguro y eficaz del éxito de la ciencia y la medicina para proteger y salvar vidas. De hecho, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia UNICEF, la inmunización salva entre 2 y 3 millones de vidas cada año”.

Si una persona entra en contacto con el microorganismo, contra el cual fue vacunado y sin importar cuando, las defensas generadas gracias a la vacuna se encargan de protegerla para evitar la enfermedad o que ésta sea leve. El método de la vacunación nos permite aumentar el nivel de defensas por medio de múltiples barreras:

  1. Inmunidad de un gran escudo protector: Evita que el virus o bacteria ingrese al cuerpo.
  2. Equipo de combate. El virus o bacteria ingresa al cuerpo para debilitarlo de tal manera que en la persona solo se le manifieste la enfermedad de forma leve.
  3. Burbuja protectora: Algunas vacunas son tan potentes que logran evitar que el virus o bacteria se transmita de una persona a otra. Frenan el contagio.

Estar protegidos contra los virus o las enfermedades, antes de contagiarnos, nos asegura de vivir sin incertidumbres ante las amenazas futuras. Con el acompañamiento especializado y profesional de Seguros SURA podemos planificar nuestra salud.

+30
2 min de lectura


Compartir entrada