img-emociones-al-volante-blog-sura
25 septiembre 2020 Blog Sé saludable

Emociones al volante

¿Estás feliz, triste, enojado, estresado o tranquilo? Entender cómo funciona tu inteligencia emocional es importante a la hora de conducir, para así no poner en riesgo la vida.

Te has preguntado ¿cómo están tus emociones cuando vas a manejar? Conducir es un actividad emocional y lo que sientes define tu manera de actuar al volante. Por ejemplo, si sales de tu casa enojado o deprimido, la probabilidad de que te afecten malos comentarios o distracciones, aumenta. O, si eres un conductor voluble, tu visión se nubla, las decisiones son menos racionales y no tendrás tanta capacidad de reaccionar a tiempo a imprevistos viales.

Según el estudio de conducción ZEN driving: emociones, decisiones y conducción, realizado por Prevensis, las personas que no dominan sus emociones tienen más accidentes y sanciones de tránsito, al igual que quienes manejan enfadados o con prisa. La forma como controlas tu inteligencia emocional, con base en las creencias y sentimientos, son factores que te ayudarán a tomar mejores decisiones y a generar acciones seguras en la vía. Ten en cuenta como influyen:

  • Pensamientos: las decisiones están forzadas o debilitadas por lo que sientes. Los sucesos que tengas en mente antes de subir  al carro, moto o bicicleta, están previamente condicionados por tus percepciones y reacciones emocionales.
  • Respuesta fisiológica: si estás preocupado, la frecuencia cardiaca, la sequedad en la boca o el aumento del sudor, son reacciones del cuerpo a tus emociones.
  • Conducta: acelerar rápido, no ceder el paso, no darle vía al peatón o hablar por teléfono, son actos controlados por tu cerebro emocional y no por la razón.

Las emociones son respuestas automáticas que guían tu comportamento. Ser consciente de ello te ayuda a tomar decisiones emocionalmente inteligentes.