El uso de la bicicleta es una opción saludable, que en tiempos de pandemia por la COVID-19, además de medio de movilidad, se posiciona como estilo de vida y fuente de recreación. Sin embargo, ignorar los riesgos en la vía puede ser muy peligroso para la vida. Es por eso que queremos compartir algunas recomendaciones para continuar disfrutando un medio de transporte no motorizado, divertido y sano.

#CuidadoCiclista #VidaYSalud #EstiloDeVida

En un informe reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), se destaca lo conveniente que sería, para muchas ciudades, “promover la movilidad activa y segura (por ejemplo, en bicicleta o a pie) que, además, fomenta hábitos saludables” e impulsa a los gobiernos a transformar y adecuar políticas públicas para garantizar la seguridad y la infraestructura necesaria para que, viajar en bicicleta, sea una actividad segura y responsable.

Este tipo de movilidad disminuye el contagio de la COVID-19 porque se realiza al aire libre y no requiere el contacto físico con otras personas. Promueve además, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), “la salud física y mental, previene el sedentarismo y ayuda también a mejorar la buena calidad de aire en las ciudades” como la recuperación del espacio público para las personas.

Los beneficios de montar en bicicleta son muchos y éstos pueden ser constantes si pedaleamos de manera responsable mientras cuidamos de nuestra salud e integridad. Para ello queremos compartir algunas recomendaciones antes de comenzar a pedalear. Pero antes es importante destacar que la bicicleta, al ser un medio de transporte que comparte las vías con vehículos motorizados, se acoge a las normativas de seguridad vial en cada gobierno o localidad.

Algunas recomendaciones que podemos empezar a conocer e implementar, para asegurarnos de vivir una movilidad sana y responsable, según el blog especializado en bicicletas mundobizi, son las siguientes:

»No olvidemos pedalear en función de las normas y obligaciones básicas: andar a una velocidad moderada, respetar los semáforos, no invadir los andenes, no andar en contravía y usar la indumentaria necesaria para contrarrestar los golpes en caso de un accidente, entre ellos el casco.

»Las distancias adecuadas entre los carros y el ciclista deberán mantener una distancia preventiva de 1,5 metros y a su vez, los ciclistas se deben movilizar siempre por el carril derecho a una distancia no superior a 1 metro de la orilla, lo que supone que si van varios ciclistas deberán pedalear uno detrás de otro.

»Los ciclistas debemos usar prendas reflectivas de identificación cuando transitemos por las vías entre las 6:00 pm y las 6:00 am. De igual forma, debemos buscar la manera de ubicar en la parte delantera y trasera de la bicicleta una luz intermitente que le permita a los conductores de carros y camiones identificar nuestra presencia.

Estas son algunas recomendaciones que nos pueden servir para empezar una experiencia en carretera más responsable, cuidando de nuestro bienestar. Recordemos que siempre podemos contar con los especialistas de seguros SURA que están preparados para atender, profesionalmente y con calidad humana, todo tipo de eventualidad en cada momento y nos asesoran para adecuar nuestros hábitos en clave de protección.

0
2 min de lectura


Compartir entrada