Seguros-SURA-habitat-Ideas-para-aprovechar-el-espacio-de-nuestro-hogar
17 julio 2020 Blog Habita

Ideas para aprovechar el espacio de nuestro hogar, la importancia del diseño flexible

El hogar ha tomado otra dimensión por estos días, ya no es sólo el espacio donde habitamos para descansar, compartir en familia, pasar las tardes de domingo. Ahora, también, es nuestro espacio de trabajo, de ejercicio, de vida social. 

Los de ahora son tiempos diferentes con retos que nos imponen salir de ciertas zonas de confort. La vivienda es el espacio donde encontramos nuestra privacidad y donde desarrollamos una parte importante de las actividades básicas de nuestro quehacer cotidiano.

El filósofo alemán, Martin Heidegger, en su texto ‘Construir, habitar pensar’ nos dice que habitar es la manera en la que los seres humanos pertenecen y se relacionan con el mundo y ese habitar está directamente conectado a todo acto de construcción. A eso estamos llamados hoy en día, a reconstruirnos, claramente, pero también a repensarnos el lugar donde vivimos. 

Según la investigación ‘Casa más o menos: la vivienda como proceso’, de los arquitectos Eva Morales Soler y Rubén Alonso Mallén, de la Universidad de Málaga, “la vivienda se ha convertido en el principal motor especulativo de la economía, y ha dejado de atender en gran medida su función social de generar hábitat digno a la ciudadanía. Llegados a este punto es necesario entenderla no tanto como un objeto que se termina en un momento determinado, sino como un proceso que va transformándose y adoptando diferentes configuraciones espaciales a lo largo del tiempo”. 

Es necesario, entonces, hablar de espacios flexibles en el mismo hogar que se puedan configurar, de forma inmediata, para diferentes usos y necesidades: salón, comedor, cocina, oficina, dormitorio, cuarto de juegos, etc. “La creación de espacios flexibles para albergar diversas funciones refleja los cambios en los valores y actitudes de la sociedad, nuevas formas de comunicarse, de convivir y de ocio”, explica el arquitecto español Alejandro Giménez

Si bien la flexibilidad es un concepto que siempre ha acompañado a la arquitectura, ha tomado relevancia en los últimos años, pues “la puesta en crisis de los límites arquitectónicos, la imposibilidad de acotar los modos de vida contemporáneos en recintos determinados y los nuevos requerimientos de constante mutación de los interiores, han dado lugar a la manifestación de diversas estrategias arquitectónicas en pos de una búsqueda de la flexibilidad en el habitar”, expone la arquitecta argentina Belén Maiztegui. 

El proyecto Mini House de la arquitecta Agustina Ruival, es un buen ejemplo para entender el concepto de flexibilidad, pues allí el interior se planteó como un único espacio continuo, donde divisiones móviles de madera rústica permiten segmentar la planta para aislar ciertos sectores más privados; o el proyecto Reforma SI de los arquitectos Leandro Lingeri y Novak Jensen Blom, que consiste en reformar edificaciones de los años 50 y a través de paneles corredizos, integrar los espacios o aislarlos de acuerdo con las necesidades específicas de cada momento, permitiendo su funcionamiento como locales separados o como una única gran unidad espacial.

3 ideas para aprovechar mejor nuestro espacio 

Ahora que pasamos más tiempo en nuestros hogares entendemos las limitaciones con las que contamos y seguramente reflexionamos profundamente sobre cómo podemos hacer mejor y más habitable, saludable y cómodo el espacio. Y ahí, hay una oportunidad de negocio para las compañías que se dedican a los artículos para el hogar, lograr encontrar soluciones efectivas para los problemas actuales que, además, ayuden a la flexibilidad del espacio. 

  • Muebles, pocos y grandes: nuestro cerebro es sensible a las distracciones, y cuantos más elementos perciba, aunque sean pequeños, menor parecerá el espacio. Un mobiliario suficientemente grande y continuo, que evite ruido visual, dará una sensación de mayor amplitud.
  • Pensar en vertical: el espacio que ocupamos es tridimensional, es necesario pensar, también, metros cúbicos y no sólo en metros cuadrados. Se pueden crear altillos que pueden ser útiles para necesidades puntuales. 
  • Iluminar con acierto: pensar en las entradas de luz natural es importante como también lo es suplir su falta con buena luz artificial. La iluminación es clave para una sensación de amplitud. 

Donde la mayoría vemos una zona de paso, arquitectos e interioristas perciben, con ojo entrenado, algunas posibilidades más. La labor que ejercen es cada vez más parecida a la de los escenógrafos: la de crear espacios dúctiles, con muy pocos elementos que permiten pasar con facilidad ‘de una escena a otra’”, dice la periodista Cristina Ros Pou, de la revista Arquitectura y Diseño

La flexibilidad es, sin duda, el adjetivo perfecto de las casas del futuro.

 

Fuentes bibliográficas: