La tecnología ha hecho posible la ubicuidad de las empresas y un factor determinante es, sin duda, el talento humano. En tiempos de trabajo remoto, ¿cómo conciliar la vida laboral de los colaboradores con la personal? 

Los tiempos han cambiado, evidentemente. Antes, el don de la ubicuidad era impensable pero, en la era de internet, es una cualidad a la que se han acercado varios sectores económicos. “Ubicuidad es una palabra que proviene del latín ‘ubique’ que significa ‘en todas partes’. El Internet es ubicuo, ya que permite que las empresas, en cualquier momento y lugar, estén disponibles en todas partes para sus clientes”, explica el magíster en administración de empresas costarricense,  Carlos Sousa-Lennox Rivera.

Según un estudio realizado por la Academia Internacional de Transformación del Trabajo para América Latina y el Caribe, Brasil y Argentina son los países de la región que llevan el liderazgo en temas de trabajo remoto desde el año 2003: Argentina cuenta con más de un millón de ciudadanos laborando bajo esta modalidad y Brasil tiene alrededor de 15 millones de teletrabajadores. México y Chile también han dado un paso importante en la adopción de esta forma de trabajo y en Colombia toma cada día más relevancia.

“Eso indica que los filósofos de la administración deberán convertirse en nobles entrenadores y desarrolladores del talento del personal a su cargo orientándolo a los resultados mediante metodologías fáciles de entender, sin palabras rebuscadas y con la nobleza y humildad de los grandes seres de la humanidad”, dice el consultor y administrador de empresas Juan Carlos Quintero, haciendo referencia a la importancia que tiene actualmente el área de Recursos Humanos de las compañías, pues es claro que ha cambiado el tipo de trabajador en ellas.

Por su parte, el docente de la Universidad de Sevilla, Carlos Hervás Gómez, así lo expresa en su libro Innovación e investigación sobre el aprendizaje ubicuo y móvil en la Educación Superior: “El mundo laboral y empresarial demanda un nuevo tipo de trabajador altamente flexible y competente en un mundo cambiante, altamente hiperconectado con habilidades de trabajo colaborativo, multiplataforma y ubicuo”.

Sin duda, este panorama favorece la productividad y las ganancias de las empresas, pues su impacto es más elevado pero, ¿cómo hacer para conciliar con los empleados sin que se vea afectada su vida personal? ¿Cuáles son los límites?

El Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Colombia recomienda lo siguiente: “El equilibrio y los beneficios del teletrabajo llegan cuando se logra un balance entre el cumplimiento de las responsabilidades laborales y un sano desempeño en la vida doméstica que solo es posible con buena comunicación y comprensión por parte de la familia de lo que implica ser un trabajador en los nuevos tiempos”. 

Pero hay que tener en cuenta, independiente del cargo, que no se puede descuidar el rol que cada uno desempeña en su familia; al respecto la Dra. María Sánchez, e-Health Medical Manager en Cigna España, opina que “es importante tener en cuenta que, mientras trabajamos desde casa, tendemos a pasar más horas en nuestro escritorio de forma involuntaria; por este motivo, ahora es más importante que nunca saber organizarse y gestionar correctamente las horas que se dedican a las tareas laborales y a la familia”. 

Sánchez aconseja seguir estas cuatro pautas para conciliar mejor el teletrabajo con la vida personal:

  • Seguir una rutina diaria: establecer una rutina te permite una mayor concentración en las tareas pendientes y aumenta tu productividad, lo que se refleja en el cumplimiento de las metas proyectadas.
  • Establecer un espacio fijo de trabajo: esto te ayuda a prepararte psicológicamente para asumir las tareas del día y te permite contar con los elementos necesarios para desarrollar la actividad laboral.
  • Tener pausas activas: al igual que si estuvieras en la oficina, pequeños descansos entre bloques de trabajo te ayudarán a despejar la mente y mantendrán los niveles de estrés en medidas regulables.
  • Usar las redes sociales como gran aliado: las redes sociales te permiten establecer comunicación con tu equipo de trabajo y, en la medida en que esta sea fluida y clara, se facilitará el desarrollo del trabajo remoto con buenos resultados.

En el caso de las empresas, la experta recomienda estos tres puntos para ayudarles a los empleados con este propósito:

  • Permitir una mayor flexibilidad horaria a aquellos que tengan cargas familiares: esto se verá reflejado en la productividad y cumplimiento de las metas de la empresa, pues impactará directamente en el buen clima laboral y satisfacción de los empleados.
  • Comunicarse con ellos y promover el contacto online para mantener alta la moral de la oficina: los líderes están llamados a tener una buena comunicación con los empleados. Es importante motivarlos y tener una presencia virtual que genere la sensación de acompañamiento para que el teletrabajador no se sienta aislado y sin un capitán que dirija el barco.
  • Proponer medidas para evitar que los empleados estén siempre conectados: algunos empleados no establecen horarios durante el teletrabajo y se cargan más de lo necesario, esto genera estrés y agotamiento que termina impactando el rendimiento y el buen ambiente laboral. Es necesario tomar medidas para no naturalizar esta práctica y propiciar un equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

Si bien la tecnología juega un papel fundamental para mantenerte conectado, establecer límites será esencial para conservar una buena salud física y mental, y un equilibrio sensato entre la vida personal y laboral.

Fuentes bibliográficas:

1+
4 min de lectura


Compartir entrada