Cada trabajo, empleo o actividad económica que desarrollemos representa un riesgo para nuestra salud y una inversión para las empresas. Ser conscientes sobre la magnitud y las consecuencias que pueden ocasionar las lesiones físicas o psicológicas, relacionadas con las actividades que llevamos a cabo, nos aseguran de vivir prácticas más saludables que protegen nuestra integridad.

SaludOcupacional, ModalidadDeTrabajo, SaludYTrabajo

Sea cual sea la actividad económica o profesional que desarrollemos, nuestra salud física o mental puede verse comprometida. Según datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), hay “más de 2,78 millones de muertes por año. Además, anualmente ocurren unos 374 millones de lesiones relacionadas con el trabajo no mortales, que resultan en más de 4 días de absentismo laboral. El coste de esta adversidad diaria es enorme”.

Estas cifras no son nada alentadoras; pero nos advierten y nos sirven de guía para crear una conciencia de mayor seguridad tanto personal, como de prevención del riesgo desde el empleador para dignificar y mejorar la calidad el desarrollo de las funciones del empleado que procuren mayor confianza por sus protocolos y también por la optimización de herramientas o equipos para el trabajo.

La modalidad del teletrabajo está en incremento por causa de la pandemia por la COVID-19 y ésta, en temas de salud ocupacional, demanda atención a los riesgos psicosociales y la ergonomía de los teletrabajadores que pueden sufrir afectaciones al desarrollar su trabajo desde casa. La OIT advierte que “las empresas deben sopesar los riesgos y las posibilidades antes de invertir e implantar una nueva tecnología en la fuerza laboral” y sobre esto, agrega:

“El empleador es responsable de la protección de la salud y la seguridad en el trabajo de los trabajadores, lo cual suele aplicarse también al teletrabajo. Los empleadores tienen las mismas responsabilidades en materia de salud y seguridad para los teletrabajadores a domicilio que para cualquier otro trabajador de la organización. Estas incluyen la identificación y la gestión de los riesgos laborales de los teletrabajadores a domicilio”.

El reconocimiento, por parte de las empresas, al mejoramiento de la calidad de vida de sus trabajadores, optimiza la operatividad de la compañía al promover hábitos saludables y de seguridad que motivan al trabajador a salvaguardar su vida a través de condiciones laborales que le protegen y motivan en su operatividad al sentirse protegido durante su operatividad. Dice la ONU:

“La Convención sobre los Derechos Económicos Sociales y Culturales reconoce explícitamente desde 1966 las condiciones de trabajo seguras y saludables como un aspecto fundamental del derecho a una situación de empleo justa y favorable”.

Reconocer como empleadores, la importancia de garantizar mejores condiciones para la seguridad y la orientación de profesionales de la salud ocupacional es dar sentido a las actividades que realizan los empleados para nuestras empresas, con seguro SURA podemos identificar las necesidades que mejoran el bienestar productivo y humano de nuestra compañía.

0
2 min de lectura


Compartir entrada