Cuando una empresa reúne, aplica y promueve los valores de una sociedad es capaz de promover el respeto por los derechos humanos y posibilitar la réplica de comportamientos éticos en todos sus empleados. El desarrollo de acciones y tomas de decisiones que dan valor a las singularidades de los empleados, sus necesidades y el cumplimiento de sus derechos nos aseguran de vivir prácticas más éticas y cercanas a nuestra humanidad.

SaludOcupacional ResponsabilidadSocial Ética

Hablar del cuidado y del bienestar de los empleados, por parte de la empresa, es señal de que ésta tiene como prioridad una mayor calidad no solo de producción, sino del componente humano y social. Sin embargo, existen muchas que apenas se suman al cambio. Según la plataforma empresarial AmericaEconomia ,“El 60% de las empresas ve la implementación de estos programas como algo a implementar por obligación, y no para mejorar la cultura interna y contribuir en que los colaboradores tengan un mejor ambiente de trabajo.

Durante la pandemia por La COVID-19, especialmente al inicio, fuimos testigos de atentados contra códigos éticos cuando los empleadores de manera anticipada apresuraron despidos sin valorar que, en épocas de crisis donde el costo mayor es la pérdida de vidas, los retos que tenemos “también son un llamado a implementar hábitos de ahorro, planificación económica y estrategias que beneficien a los empleados y por lo tanto a la empresa de cuidar la vida y la dignidad ante todo” opina AmericaEconomia.

El lugar de la empresa, en la actualidad, ya no se centra exclusivamente en generar utilidades económicas o productivas, sino que, según el Centro Mexicano para la Filantropía (CEMEFI) “la empresa debe tomar en cuenta que sus actividades afectan, positiva o negativamente, la calidad de vida de sus empleados y de las comunidades en las que realiza sus operaciones.

Ser conscientes como empresarios de los efectos que nuestras prácticas de producción, nuestras relaciones personales con nuestros colaboradores son muestra de una conciencia ética empresarial, pueden generar mayor cuidado y respeto entre los empleados que también replicarán acciones éticas en sus entornos y vidas cotidianas porque son partícipes del ejemplo y buenas prácticas empresariales donde cohabitan gran parte del día.

Implementar prácticas cada vez más cercanas a beneficiar la vida, la dignidad y los derechos de nuestros empleados, es la esencia de la transmisión cultural de acciones cívicas y humanas más éticas. Es por eso que al buscar asesoría y acompañamiento de expertos y especialistas de seguros SURA podremos optimizar la operatividad de nuestra compañía con una mayor responsabilidad social.

0
2 min de lectura


Compartir entrada