Los estereotipos pueden limitar nuestra vida desde muy temprana edad, condicionando acciones que sin haberlas realizado consideramos no permitidas por ser una conducta generalizada y normalizada por una comunidad. Confrontar estas ideas preconcebidas, partiendo de nuestro sentido más humano, nos asegura de vivir más libres y desarrollar nuestra personalidad de manera más empática con los demás y con relación a nuestro propio ser.

EstereotiposEmpresariales, AdultoMayor, VejezYTrabajo

Existen muchas formas de discriminación, auto rechazo o sesgo que van desde las diferencias de género, por raza o incluso por la edad que adoptamos erradamente desde muy temprano y que podemos corregir al cambiar nuestros propios hábitos o al procurar relaciones más empáticas. El edadismo, por ejemplo, es un concepto que alude, según define la Organización Mundial de la Salud (OMS), «a la forma de pensar (estereotipos), sentir (prejuicios) y actuar (discriminación) con respecto a los demás o a nosotros mismos por razón de la edad».

De hecho esta actitud adoptada es perjudicial incluso para nuestro desarrollo laboral y profesional; pues tener un comportamiento sesgado puede llevarnos a que nosotros mismos padecemos sus consecuencias; porque a causa de ello y la normalización de estereotipos puede que, según la OMS, «los empresarios tengan actitudes negativas hacia los trabajadores de más edad. La discriminación por motivos de edad persiste aunque los trabajadores mayores no necesariamente sean menos saludables, educados, capacitados o productivos que sus colegas más jóvenes».

Los efectos positivos que pueden generar la transformación de estas conductas, promueven la conformación de equipos laborales y colaborativos mixtos y equilibrados entre personas jóvenes y adultos mayores «con el propósito de combatir estereotipos negativos, y en ellos se ha observado que la exposición a ejemplos positivos de trabajadores mayores puede mejorar las creencias implícitas sobre este grupo de edad». Afirma la OMS.

El cambio de hábitos y de actitudes siempre nos permitirá relacionarnos de manera más empática y cercana. La integración de nuestras diferencias nos posibilita percepciones ante nuestra naturaleza, como de una amplia diversidad. De la misma manera que elegimos seguros SURA para crecer y sentirnos acompañados en cada una nuestras elecciones más importantes, podemos hacerlo para elegir ser distintos, liberados de sesgos y estereotipos dañinos.

0
2 min de lectura

Compartir entrada