Te compartimos recomendaciones generales para construir una buena reputación digital, a partir de acciones planeadas, desarrolladas y evaluadas de lo que compone tu identidad digital. 

 

Según el informe Digital in 2020, de We are social, más de 4 500 millones de personas en el mundo son usuarios recurrentes de Internet, es decir, el 59 % de la población. Esto representa un crecimiento cercano al 7 % con respecto al año anterior. Según el mismo estudio, el promedio de consumo al día, por cada una de estas personas, está cercano a las 6 horas y 43 minutos.

En Sudamérica el crecimiento promedio anual de usuarios es del 3.7 %, en Centroamérica del 1.5 % y en el Caribe del 8.5 %, cifras que respaldan la importancia, tanto para personas como para empresas, de tener una participación cada vez más consciente, planeada y segura en Internet, para la satisfacción de sus necesidades y su posicionamiento como agentes relevantes en la sociedad, de cara al intercambio de bienes y servicios.

 

Más de 4 500 millones de personas en el mundo son usuarios recurrentes de Internet, es decir, el 59 % de la población.

Según el informe Digital in 2020, de We are social

 

En cuanto al consumo de redes sociales, la región muestra un incremento promedio anual de los usuarios en un 8 % en Sudamérica, 6.8 % en Centroamérica y 11 % en el Caribe. Lo anterior describe una mayor y constante apropiación de las ventajas que representa una adecuada interacción en redes. Entre las principales, se destacan:

  • El posicionamiento desde el conocimiento, la experiencia y la credibilidad.
  • La construcción de relaciones directas con las audiencias.
  • La atención y control de requerimientos y solicitudes.
  • El entendimiento de la demanda para ajustar los contenidos en función de los objetivos.
  • La movilización de comunidades sobre diversas causas.

 

Identidad y reputación digitales, factores clave en las interacciones virtuales

Adoptar la ventajas mencionadas anteriormente, requiere un trabajo de planeación, desarrollo y evaluación de la identidad digital, entendida como el conjunto de atributos que representan a una persona, empresa o marca en el entorno online y que normalmente refleja asuntos como las ideologías, la visión, la misión, el propósito, los valores, la planeación estratégica, el componente visual de su marca y su lenguaje.

Con cada una de tus interacciones digitales (o de cada colaborador, en el caso de las empresas) creas percepciones sobre quién eres, qué te gusta, qué te importa, a quién conoces, qué tienes y cómo te comportas. Esto, día a día, configura tu reputación digital, un activo que responde a una pregunta simple: ¿estoy cumpliendo con la promesa de valor que hice a mis audiencias en Internet?

 

¿Cómo gestionar estos dos factores?

Te presentamos diez normas básicas para mejorar las condiciones de tu identidad digital, mientras construyes y cuidas el activo tan importante que es tu reputación digital:

  1. Todo en la red es público y permanente. Es importante mantener la coherencia entre tus convicciones, lo que haces y lo que publicas.
  2. Así como en el mundo real, en la vida online, tus palabras e interacciones hablan por ti.
  3. Sé siempre amable, respetuoso y empático con tu audiencia.
  4. Piensa siempre antes de publicar: ¿existe en dicho contenido coherencia con la imagen que quiero proyectar?
  5. Lee dos veces el contenido antes de publicar. Si te genera la menor duda, abstente de hacerlo.
  6. Nunca interactúes cuando estés alterado. Cuando existen controversias, por la diversidad de opiniones, suele aparecer la provocación, abstente reaccionar desde la emoción.
  7. Sé cuidadoso con tu información personal. Esta no se limita a lo que compartes de forma explícita y consciente en redes. Hoy, cualquier persona puede compartir tu información sin preguntarlo y dar un contexto equivocado.
  8. No masifiques información falsa. Verifica siempre la fuente y el origen de lo que compartes.
  9. Evita participar en temas sensibles o polémicos. Abstente de realizar publicaciones que puedan comprometer a la organización para la que trabajas o que pueda afectar la continuidad del negocio o tu reputación como individuo. Los temas controversiales suelen ser más atractivos. ¡Cuidado!
  10. Sé prudente con el tiempo que dedicas a la actividad en redes sociales. Muchas de ellas pueden generar adicción en el consumo y la interacción. Como región, Latinoamérica fue la que más horas pasó navegando en redes sociales durante 2018.[1]

Fuente

  • [1] Encuesta del Global Web Index: enero de 2019
+3
3 min de lectura

Compartir entrada