El teletrabajo supone unas dinámicas diferentes en relación con el trabajo de oficina. Si bien existen distracciones en ambos escenarios, laborar desde un espacio distinto al tradicional pone a prueba la eficiencia, la productividad e incluso la salud física y mental. ¿Cómo sobrellevarlo, entonces? ¡Te contamos!

 

Por definición, el teletrabajo es una forma de organización laboral que permite desarrollar las actividades de un cargo sin necesidad de estar presencialmente en la empresa y utilizando las tecnologías de información y comunicación. De la mano de las múltiples ventajas que este trae consigo, también se encuentran los factores a considerar para que este cambio de dinámica no afecte tu rendimiento. 

Por ejemplo, si no se gestiona de la mejor manera, la familia puede jugar un rol poco beneficioso para cumplir con las obligaciones laborales, en caso de que se trabaje desde casa. Y no solo la familia: la excesiva comodidad y demás distracciones que ofrece el hogar pueden convertirse en inacción y afectar el proceso. 

Por eso, expertos como Manel Fernández, profesor especialista en Psicosociología laboral, recomiendan, entre otras cosas, vestirte como si fueras a salir a la calle. Trabajar con la misma ropa con la que duermes y descansas genera una sensación de reposo que puede derivar en un descenso de la productividad. No está de más mencionar la importancia de contar con un buen espacio que te permita una buena postura durante las horas que trabajas, así como las pausas activas, la buena alimentación y un equilibrio entre el tiempo personal y el laboral.

En la siguiente infografía te damos 5 consejos básicos para teletrabajar conservando tu productividad y bienestar.

 

Fuentes: 

+1
2 min de lectura

Compartir entrada