25 septiembre 2020 Blog Conéctate

5 ideas para mejorar tu espacio de trabajo en casa

Teletrabajo, trabajo remoto, trabajo en casa, home office, estos son algunos de los conceptos que hemos tenido que incorporar en nuestra vida en los últimos meses de manera acelerada, a pesar de que es una tendencia que lleva varios años. 

¿Cómo hacer de nuestro espacio en casa un lugar agradable para nuestro trabajo? Estas ideas te ayudarán. 

Desde la década del 70 se habla en el mundo de la posibilidad de teletrabajar y muy seguramente hoy estarás leyendo este texto desde tu casa cumpliendo con tus obligaciones laborales. Definitivamente ha sido en los últimos meses donde realmente esta tendencia ha cobrado mayor fuerza y hemos pasado rápidamente de la teoría a la práctica.

“El teletrabajo es una alternativa laboral viable, fomentado por las tecnologías de la información y la comunicación. Es una dinámica organizacional que exige flexibilidad en pensamientos, en horarios, en entornos laborales y en trabajo por resultados. Es decir, exige una plasticidad y adaptación para los emergentes modelos de tiempo y espacio”, explica la psicóloga colombiana Astrid Suarez Barros, de la Universidad del Norte en Colombia.

No es fácil acostumbrarse a esta nueva modalidad de trabajo, debes tener en cuenta, ¡y es muy importante!, que estar en casa implica un mayor grado de responsabilidad; el peor error que puedes cometer es levantarte e ir directo al computador. ¡Así no!

Conserva la rutina que tenías cuando debías salir de la casa hacia la oficina: tomar el desayuno, bañarse y vestirse adecuadamente para la jornada laboral; además es necesario establecer bloques de trabajo para cumplir con los pendientes.

Ahora bien, estas ideas seguro te ayudarán en el proceso:

  • Crea un espacio de trabajo que sea exclusivo para tu jornada laboral. Un lugar bien iluminado y donde te sientas cómodo; que tengas a la mano todo lo que necesitas: computador, bolígrafos, libretas de apuntes y notas adhesivas. Una silla ergonómica es una excelente inversión a futuro, pues te ayudará en las jornadas que requieren mayor tiempo. 

Recuerda adecuar este espacio con cosas que para ti son importantes, como fotografías, plantas, colores o frases inspiradoras. No es sólo sentarse a producir, para lograr esto es necesario sentirse a gusto en el espacio en el que estamos trabajando.

  • Establecer un horario de trabajo y mantener la rutina que tenías en tu oficina te ayudarán en este propósito, por ejemplo, si lo primero que hacías era revisar tus mails y contestar los pendientes no tienes porque cambiar. Trabajar desde casa no significa estar disponible las 24 horas del día y eso lo debes tener claro  tú y tu equipo de trabajo. 

Distracciones vas a encontrar muchas, por eso es vital comunicarle a tu familia que aunque estés en casa, estás cumpliendo con tus obligaciones y es necesario respetar ese espacio y horario ¡Recuerda que las pausas activas y los descansos, también son clave en este proceso!

  • Aprovechar la tecnología para estar conectados con nuestro equipo de trabajo. A veces trabajar desde casa hace que perdamos un poco el contacto y pensemos que estamos desconectados del resto; es importante mantener una comunicación fluida con nuestro equipo y aprovechar aplicaciones como Zoom, Meet o Microsoft Teams, pues nos ayudarán a mantener la conexión.  Hoy más que nunca es posible trabajar de manera remota compartiendo los documentos y producir en ellos al mismo tiempo.

Es fundamental establecer unas reglas mínimas para esta comunicación, agendar las reuniones importantes y establecer canales para las conversaciones directas con los compañeros.

  • El orden es una cuestión subjetiva y es necesario que lo establezcas en tu espacio. Para muchos tener las cosas milimétricamente ubicadas sobre el escritorio les funciona para su productividad y creatividad; para otros cierto grado de desorden en su espacio les ayuda a ser más efectivos en su labor.  Existen múltiples estudios para justificar ambas posiciones, lo más importante es que actúes de acuerdo a lo que a ti te funciona. 

Ahora, una cosa es el orden y otra el aseo, por eso es importante establecer una rutina de aseo para nuestro lugar de trabajo, ya sea en la mañana antes de comenzar o en la tarde al finalizar ¡Te ayudará a mantener la buena energía en tu espacio!

  • Incorpora hábitos saludables a tu rutina, la comodidad de estar todo el tiempo en casa puede ser un arma de doble filo. Por esto es importante cuidar nuestra dieta, hacer ejercicio mínimo 3 veces por semana, dormir entre 7 y 8 horas diarias y buscar en la meditación o el yoga relajar nuestra mente y distraerla de las obligaciones del trabajo.

Recuerda que la clave ahora es gestionar de la mejor manera el tiempo, ser disciplinado y responsable. ¡Bienvenido a este nuevo estado laboral!

Fuentes bibliográficas: