Transformarse es un verbo que cada vez se conjuga a más voces y en más tiempos. La crisis del 2020 dejó claro que la versatilidad es tal vez una de las condiciones que más nos impone esta realidad. Cambió la economía, la política, la sociedad misma y, por ende, temas como el empleo también exigen reinvención. ¿De qué se trata y cómo lograrlo?

 

Según el último informe elaborado por LinkedIn y titulado The Most In-Demand Jobs for June 2020, los empleadores de todo el mundo están inclinando la balanza por algunos aspectos característicos: “Esta ecuación hoy va desde los empleos de primera línea que han sido esenciales durante la crisis, hasta perfiles más operativos que puedan ayudar a las empresas a recuperarse”.

¿Dónde centrar entonces la atención con un espectro tan amplio como el descrito por LinkedIn? Según el informe The Covid confinement measures and EU labour markets, elaborado por la Comisión Europea, “el impacto de la crisis del COVID-19 en el mercado laboral es asimétrico y se concentra especialmente en los segmentos más vulnerables de la población: las personas menos formadas, con contratos parciales o temporales, los jóvenes y las mujeres, quienes mayoritariamente tenían ocupaciones en los sectores más perjudicados por la pandemia”.

Dos cosas están claras hasta este momento: el espectro de empleos demandados en la actualidad es cada vez más amplio y la población afectada es diversa y bastante significativa para transformar el panorama económico en los próximos años.

Con una radiografía tan diversa de la situación, se hace bastante complejo establecer recomendaciones puntuales para cada segmento; lo que sí está claro es que la nueva normalidad implica que se lleve a la práctica, cada vez con más ímpetu, el verbo reinventarse. 

 

¿Cómo hacerlo en un momento como el actual? 

En la reunión anual del Foro Económico Mundial que se celebró en Davos en enero de 2019, más de 300 líderes afirmaron que la capacitación será uno de los retos que habrá que reforzar, con más énfasis, para que no se afecten fuertemente ni la economía ni el mercado laboral en general. 

Ahora bien, la reinvención exige un cóctel de apuestas para lograr ser competitivos en el actual mercado. Reclasificarse, aprender nuevas habilidades o, incluso, hacer un cambio de rumbo apostándole a hacer una nueva carrera, desde cero. Todo esto a partir de un análisis de mercado: qué se ofrece, qué se demanda y cómo se puede promocionar. 

 

¿Qué incluir en el camino a la meta de la reinvención laboral? 

  1. Genera una nueva marca personal para hacer la diferencia: esto implica empezar por una matriz DOFA que permita entender las potencialidades y los retos, de cara a hacer un buen plan para adaptarse a las necesidades del mercado. 

 

  1. Genera networking: todo empieza por construir una hoja de vida que impacte. De esto dependerá una primera impresión positiva y la generación de relaciones de valor que se traduzcan en empleabilidad de calidad. 

 

  1. Prepárate: revisa las ofertas existentes en el mercado para responder a ellas con capacidades adquiridas que puedan suplir las necesidades planteadas. La oferta de capacitación online y los MOOCS disponibles cada vez son más grandes y de más calidad, lo que permite transitar este camino con mayor facilidad. 

 

  1. Concéntrate en las pasiones: cuando trabajas en lo que realmente te apasiona, se nota. Los empleadores notarán tu afinidad por los temas y esto se verá reflejado en mejores rendimientos y mayor posibilidad de crecimiento en el ámbito laboral. 

Finalmente, recuerda la importancia de observar las tendencias que rodean tu profesión u oficio: ahí está la clave para insertarte en el mercado laboral de mayor vigencia.

0
3 min de lectura

Compartir entrada