Cómo puede financiarse una Pyme cuando aumentan las tasas de interés
Blog

Qué pasará con las Pymes de América Latina en la Era post pandemia

11 febrero 2022 Decide

El brote global de coronavirus incrementó la volatilidad y la complejidad para las pequeñas y medianas empresas de la región. Sin embargo, para algunas, también representó una oportunidad. ¿Qué sigue? 

Desde el Río Bravo, en la frontera norte de México, hasta el Estrecho de Magallanes, en el extremo sur de Argentina y Chile, las Pymes son las protagonistas de la economía en cada país en los que operan. Las empresas que poseen de 1 a 200 empleados representan más del 99% de todas las compañías en la región y emplean a más de seis de cada 10 trabajadores, según el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). La pandemia del Covid-19 ha sido especialmente desafiante para ellas y, por eso, en este 2022 volverá a traerlas  como protagonistas.

Cifras y proyecciones de expertos de SURA, consultores y organismos consultados por Asegúrate de Vivir, consideran que las pequeñas y medianas empresas deberán apelar este año a una de sus ventajas competitivas más conocidas: la versatilidad. Pero, además, tendrán que acelerar su profesionalización, mejorar su logística tras la explosión digital y afianzar sus vínculos con las necesidades del mercado y sus clientes.

El punto de partida no es el mejor. En el mundo, la pandemia ha afectado a más del 60% de las Pymes y al 51% de empresas medianas, según el Centro de Comercio Internacional. Y la Cepal advierte que nada menos que 2.7 millones de empresas en América Latina habrán cerrado sus puertas cuando termine la pandemia, en su mayoría Pymes. Un número considerable teniendo en cuenta que, según cifras de SURA, hay más de 35 millones de Pymes en la región, incluyendo las empresas que operan como personas naturales.

Una de las explicaciones es que cuando comenzó el brote de coronavirus, sólo 40% de las pequeñas y medianas firmas en la región estaba digitalizada; es decir, contaban con canales de venta digital, según un estudio de CAF.

“Estos datos, duros por el impacto socioeconómico que representa en la población, también indican que, previsiblemente, las empresas más competitivas y adaptadas a las herramientas digitales saldrán reforzadas de la crisis. La empresa prototipo que sobrevivirá a la pandemia será más productiva, aprovechará la transformación digital y el teletrabajo y crecerá más rápido que la pyme latinoamericana tradicional”, comenta Jorge Arbache, vicepresidente Sector Privado de CAF.

En un artículo sobre el tema, añade que “aquí es donde se abre una gran oportunidad, ya que, paradójicamente, la pandemia podría aportar un granito de arena en el salto cualitativo que necesita América Latina para cerrar las brechas de productividad y competitividad que han limitado su crecimiento”. Arbache destaca que el rol del Estado, más preponderante en tiempos de pandemia, debe continuar con políticas como reducir los costos de los procesos burocráticos para empleadores, al tiempo que “se simplifican trámites, se reducen impuestos y se crean más programas de desarrollo y financiamiento empresarial, como las compras del estado dirigidas a las empresas más pequeñas”.

Camino a la competitividad

Andrés Rave, experto en Pymes de SURA Seguros Tendencias y Riesgos hace énfasis en que “este proceso de transformación que ya se venía dando de manera paulatina, se acelera por la pandemia y no sólo en el sector empresario, sino también del regulador de las obligaciones que tenían las transacciones”. Este cambio público-privado facilita las posibilidades digitales de las empresas con sus proveedores y consumidores.

Por otra parte, Rave destaca “un cambio importante en los hábitos y la expectativas de los consumidores, en donde tanto los empresarios y sus consumidores fueron encontrando el punto óptimo”. Desde el punto de vista económico, el experto de SURA proyecta que 2022 traerá oportunidades para las Pymes. ¿Por qué? “La devaluación de nuestras monedas, las limitaciones logísticas del comercio internacional y las presiones inflacionarias despiertan de nuevo un atractivo especial por la oferta local y allí las pequeñas y medianas empresas juegan un rol protagonista”.

Tiempo post pandemia

A su turno, en diálogo con Asegúrate de Vivir, Jonatan Loidi, experto en Pymes e speaker internacional sobre el tema, comenta que este sector empresario debería estar comenzando a pensar en “la Era post pandemia”, en la que tienen “tantos desafíos como oportunidades”. Propone a los ejecutivos de Pymes trabajar sobre tres temas “cruciales para este momento”. La gestión, innovación y estrategia, y la calidad de servicios:

  • Profesionalización. “Ya no hay lugar para improvisados, porque el mundo es mucho más complejo y la rentabilidad es más reducida por la competencia creciente en todo nivel”, advierte. Por esto, incita a los ejecutivos de Pymes “a mirar a su organización y preguntarse qué tan profesional es la gestión que se realiza y cómo se podría reducir el nivel de improvisación”.
  • Innovación y estrategia. El experto reconoce que “esto es algo que cuesta mucho” en las Pymes porque, en general, los dueños o gestores “están ocupados en el día a día, en lugar de preguntarse hacia dónde va el mercado o qué pasó con mi modelo de negocios en medio de tanto cambio como fue la pandemia”. El desafío, entonces, es tener ordenada la operación, la gestión, los números, la administración y luego pensar en innovar y crecer estratégicamente, completa Loidi, y define su concepto de innovación: “No es enviar cohetes a la luna, sino poder generar cambios en los procesos y poner el foco en ayudarles a los clientes a que su día a día sea más fácil”.
  • Calidad de servicio. “Es tal vez el gran diferencial competitivo de las Pymes. Los clientes, como nunca antes en la historia ya no valoran tanto qué producto o servicio se vende, si no que valoran el cómo. Y el cómo justamente es cómo desarrollamos el servicio, la calidad del atención, la obsesión por satisfacer al cliente, de comprender que el consumidor ya no lo atiende el vendedor o el área de atención al cliente sino que al cliente lo atendemos todos”, finaliza.

Todos estos son desafíos que se ven ahora más posibles con la digitalización forzada que trajo la pandemia, ya que los períodos de encierro aceleraron la transformación digital de personas y empresas. El gran desafío es volverse más competitivos, en una región en donde, según la OCDE, la productividad de las grandes empresas es 33 veces la de una microempresa y hasta 6 veces la de una pequeña.

Con todo, aún con un escenario económico complejo, las Pymes tienen la oportunidad en 2022 de afianzar lo aprendido en este tiempo post-pandemia.