El 2020 es el año de las transformaciones en tiempo récord. Una de ellas fue dejar de lado las oficinas para estar más tiempo en casa y, en el caso de los más pequeños, abandonar las aulas y pasar del tablero y el escritorio al computador y la sala o la habitación. ¿Cómo apoyar la virtualidad siendo padres? Aquí, algunas claves.

 

Según la UNESCO, durante el 2020, 185 países han cerrado sus escuelas y más de 1 500 millones de niñas, niños y jóvenes están estudiando desde sus casas.

Las cifras anteriores nos dejan la conclusión de que la gran transformación que ha vivido la sociedad en los últimos meses está afectando la cotidianidad de aproximadamente el 89,4 % de la población estudiantil del planeta. 

En países como Colombia, según la primera Gran Encuesta Nacional de Educación Básica y Media, que fue realizada con el apoyo de algunos establecimientos públicos y privados del sector educativo, el 76 % de los padres de familia confirmó que uno de los más grandes retos para esta temporada es la concentración en medio de las clases en casa, que para los niños en primaria incide en un 79,8 % en su proceso de aprendizaje, y en los estudiantes de secundaria un 40%.

¿Qué hacer entonces como padres para acompañar la formación en casa, que tiene como factor principal la virtualidad? Compartimos contigo cinco recomendaciones: 

1. Mantener la rutina: así en la actualidad se estén omitiendo los desplazamientos, es necesario levantarse a la misma hora, desayunar y arreglarse como si se fuera a emprender el viaje hacia a la escuela. 

Procura respetar los tiempos, diferenciar entre los momentos de clase, los de descanso y los de hacer tareas. De igual manera, conserva los espacios para realizar actividades físicas, lúdicas y artísticas.

2. Tener claros los horarios: esto te permitirá que el niño tenga claro que no está de vacaciones. Esta programación debe estar visible para todos los miembros de la familia y debe incluir: aseo, alimentos, estudios, responsabilidades en el hogar, tareas, recreo, ejercicios, lectura, juegos y tiempo libre.

3. La motivación es clave: conversaciones, charlas de ánimo y discusiones alrededor del momento actual, así como planes a futuro son importantes para mantener el interés de tu hijo sobre las clases. Todo esto es fundamental para lograr que él o ella se mantengan interesados, curiosos y se sientan acompañados. Esto, además, enriquecerá la relación. 

4. El espacio físico óptimo es vital: por eso debes adecuar tu casa de manera que el lugar para recibir las clases sea bien iluminado, limpio, ordenado, tranquilo y sin distractores. 

5. Mantener la conversación constante con los maestros: este será un gran trabajo en equipo y de la buena relación, el entendimiento y el trabajo colaborativo por la formación del estudiante, dependerá su éxito. 

Aunque llevar el trabajo y el estudio a casa supone todo un reto, también constituye una oportunidad para reforzar las dinámicas familiares, acercarte un poco más y ser partícipe activo del proceso formativo de tus hijos.  

0
2 min de lectura

Compartir entrada