Las instituciones educativas y sus educadores han explorado durante el confinamiento por la COVID-19 diferentes estrategias para garantizar el acceso a la educación de los estudiantes. Sin embargo por falta de infraestructura tecnológica y acceso a la información, muchos estudiantes están desertando ¿Podrá la educación continuar así?

#EducaciónYPandemía #NuevoModeloEducativo #AccesoALaEducación

“A medida que la COVID-19 crece en América Latina y el Caribe, la gran mayoría de Ministerios de Educación progresivamente han decidido cerrar las instituciones educativas en los niveles de preescolar, primaria y secundaria. Como resultado, se estima que más de 159 millones de niños, niñas y adolescentes se han visto afectados, lo que representa más del 95 por ciento de los alumnos matriculados en la región” Informa UNICEF.

Entre las estrategias para continuar formando y combatiendo la deserción estudiantil, muchos modelos educativos se han posicionado de manera preventiva según el contexto y las posibilidades de los estudiantes. La internet ha sido una de las plataformas opcionadas, pero ésta no acoge a toda la comunidad, ni tampoco está presente en muchos lugares, especialmente en zonas rurales.

Pensar en la virtualidad, como en un modelo permanente de educación no es viable, por ahora, para la Región. El Fondo de la ONU Para la Infancia revela que “Al menos un tercio de los niños en edad escolar no tuvieron acceso a clases virtuales u otro tipo de aprendizaje remoto a través de la televisión o la radio cuando la COVID-19 cerró sus escuelas”. Esta realidad evidencia las carencias que requieren atención urgente y compromisos políticos de largo alcance.

Aunque las instituciones educativas permanezcan cerradas, los gobiernos pueden actuar con infraestructura, conectividad y acceso a la educación a través de estrategias adecuadas según los diversos contextos sociales. Advierte la UNICEF: “una interrupción prolongada del proceso educativo puede tener serias consecuencias: los estudiantes corren el riesgo de retrasar mucho su aprendizaje y aquellos que ya eran vulnerables tal vez nunca vuelvan a la escuela”

“Los gobiernos y los asociados para el desarrollo, Afirma la ONU, deben colaborar para eliminar las barreras tecnológicas invirtiendo en infraestructura digital y reduciendo los costos de conectividad”. Las dificultades, la carencia y la brecha evidenciada por la crisis mundial pueden conducir a oportunidades siempre y cuando los gobiernos atiendan algunas recomendaciones, según el más reciente informe de políticas de la ONU:

  1. Hacer hincapié en la equidad y la inclusión.
  2. Proporcionar competencias para programas de empleabilidad.
  3. Apoyar a la profesión docente y la preparación del profesorado.
  4. Ampliar la definición del derecho a la educación para incluir la conectividad.
  5. Eliminar obstáculos a la conectividad.
  6. Reforzar los datos y el seguimiento del aprendizaje.
  7. Fortalecer la articulación y la flexibilidad entre niveles y tipos de educación y formación.

Las crisis no llegan solas, traen retos y cambios que nos convoca a unir voluntades. Buscar soluciones a nuestros problemas nos asegura de vivir la vida con valentía. Los seguros de SURA apalancan la conectividad de las personas y nos acompañan en las decisiones más importantes cuando estamos dispuestos a transformar dificultades, por oportunidades.

0
2 min de lectura


Compartir entrada