Productoras que ayudan a dar visibilidad a artistas emergentes
Blog

Alianzas público-privadas le dan voz a los artistas

4 agosto 2022 Arte y cultura

La magia de una obra se completa únicamente ante la mirada del otro. La esencia del arte es que sea un valor compartido y al alcance de la mayor cantidad de personas posible para que cada pieza pueda cumplir con su propósito. Por eso, además del talento, los artistas necesitan ‘puentes’ que los ayuden a conectar con el mundo. 

En el mundo artístico, estos ‘puentes’ pueden tener formas diversas. Desde museos y galerías hasta clubes de arte. Pero no todos los artistas pueden fluir por estos puentes, que a veces son muy estrechos. De allí emerge la necesidad de encontrar nuevos canales que les permitan ganar visibilidad.

Alejandra Grayeb es fundadora del Paseo de las Artes Martínez, en la provincia de Buenos Aires, Argentina. Su organización nace con la misión de darle al artista  algún vínculo alternativo para difundir sus obras. “A veces es muy difícil poder mostrar y exponer”, remarca Grayeb quien, como una gran tejedora de ‘puentes’, decidió formar parte de la solución del problema. Maria Kodama, viuda de Jorge Luis Borges, es la madrina del Paseo.

“Empecé a buscar espacios que no son convencionales para hacer esto posible. Por ejemplo, en un reconocido club de rugby y el VISA Open, el torneo de golf que organiza VISA. También estuve en la Asociación Argentina de Polo”, explica Grayeb. “Como veía que tenía mucha repercusión, pensé que había que insistir con esto para que cada vez más gente pudiera ver a los artistas”, profundiza. 

Tras una conversación con el intendente de San Isidro, barrio de la provincia de Buenos Aires, llegaron a un acuerdo para cerrar unas calles y hacer una galería de arte pública y a cielo abierto. “Es un lugar donde los artistas muestran, exponen y dibujan en vivo. Hay un intercambio entre el artista y la gente”, dice Grayeb.

Productoras que ayudan a dar visibilidad a artistas emergentes

El éxito de la iniciativa fue rotundo. Tal es la magnitud que tomó que ya comienza a replicarse en otras ciudades importantes del interior de la Argentina. “Al Paseo van artistas de nivel internacional y se mezclan con grandes talentos emergentes. Es un feedback entre todos los artistas y se crea un ambiente extraordinario”, asegura la fundadora.

Los curadores de arte

Sofía Enríquez González, diseñadora y curadora de arte para América Latina, cuenta el detrás de escena del curador y su trabajo junto al artista. Un curador de arte puede desempeñar distintas modalidades de trabajo dependiendo tanto de sus intereses como del lugar en el que se posiciona. 

“Su trabajo puede relacionarse desde una institución, como un museo, una colección privada de arte, una galería comercial, un espacio autogestionado, entre otros. En cada una de ellas puede desempeñar un rol diferente, desde plantear propuestas o proyectos con artistas, seleccionar obras desde sus propias inquietudes o seguir un programa de acompañamiento del artista. Todo dependiendo las regulaciones de cada espacio”, profundiza. 

El curador de arte también puede trabajar desde la investigación o como curador independiente. “Esto es crear proyectos con diversos artistas e ir presentando exposiciones en diversas instituciones, sin estar ligado a ninguna en particular”, dice Enríquez González.

“Personalmente, el modo en que yo concibo transversalmente la curaduría, independiente de las modalidades o roles, es desde un cuidado, un acompañamiento y un compartir”, aclara la especialista.  “Sea cual sea el proceso que llegue a abordar junto con el artista, este será, en la mayoría de los casos, algo externo a mí. Por lo tanto, hacerlo con cuidado tiene que ver con otorgar un respeto y un valor a ese proceso”, completa.

Productoras que ayudan a dar visibilidad a artistas emergentes

A su vez -agrega-, ese cuidado viene con un acompañamiento: escuchar, sugerir y pensar en conjunto. “Lo que lleva a un compartir y, al compartir ese proceso, este comienza a ser expansivo”, sostiene.

La mirada del artista

Pablo Mejía, quien forma parte de Deúniti, una organización que hace intervenciones en el espacio público, pondera el rol de los curadores de arte. “Hemos participado en diversos proyectos con organizaciones en los que ha habido curadores en el equipo. Un aspecto positivo de trabajar con curadores es que facilitan la comunicación entre las partes involucradas, pues muchas veces sucede que el cliente o representante de la organización no conoce bien las necesidades y posibilidades del proyecto”, describe el artista colombiano.

Adicionalmente, Mejía hace alusión a ciertas iniciativas públicas que apadrinan proyectos o ayudan a los artistas a ganar visibilidad.  “Hay proyectos públicos que se asignan por convocatoria y otros por invitación. En ambos casos existe la posibilidad de visibilizar el trabajo de los artistas”, comenta.

“Nosotros hemos ganado dos convocatorias públicas. Una de circulación internacional, con la que estuvimos participando en una exposición en Berlín, Alemania. Y otra para hacer una intervención en el Palacio de la Cultura de Medellín. Estas son convocatorias, por ejemplo, que ha sacado la Gobernación de Antioquia”, comparte Mejía.

Las redes sociales: la nueva vidriera 

La pandemia fue un gran golpe para el artista. Pero en medio del confinamiento, la tecnología fue una solución. Con el Paseo cerrado, cuenta Alejandra Grayeb, “se me ocurrió usar Zoom y llamar al mejor acuarelista del mundo, Alvaro Castagnet, quien también se encontraba en una situación difícil ya que su trabajo es ir haciendo workshops por el mundo. Entonces, le ofrecí como alternativa hacer lo mismo pero vía Zoom”.

“Hicimos el primer evento y hubo un montón de gente de todas partes del mundo”, comenta Grayeb. “A partir de ahí empecé a llamar a todos los acuarelistas del mundo que hagan demostraciones de acuarela vía Zoom. Y tengo, desde el 2019, a artistas de nivel mundial como invitados. Muchas veces se traduce del inglés, portugués o del italiano al castellano. Y tengo un canal de Youtube. En vivo llegamos a tener a dos mil personas de distintas partes del mundo”.

Apostar por el arte y la expansión de los artistas latinoamericanos forma parte de la misión de Seguros SURA. Para eso, buscamos dar visibilidad a algunas soluciones y estrategias alternativas al camino tradicional, para que cada vez más personas que viven del arte puedan llevar su talento al mundo.